lunes 26/10/20

Procesado por huir del hospital para eludir el test de alcoholemia por volcar con su coche

redacción > a coruña
  El fiscal ha pedido pena de cárcel para el conductor que en agosto de 2007 protagonizó un vuelco en la avenida de A Pasaxe. Únicamente él se vio implicado y, sin embargo, sobre el hombre pesan dos acusaciones, por lo que sucedió justo antes del accidente e inmediatamente después. El día 4 de mayo será enjuiciado por delitos de desobediencia y contra la seguridad del tráfico que pueden enviarle ocho meses a prisión, y costarle 2.400 euros y dos años de retirada del permiso.
El siniestro se registró poco antes de las nueve de la noche en la carretera C-12, a su paso por San Pedro de Nós, cuando el piloto perdió el control del vehículo en una curva y colisionó la mediana, lo que le llevó a volcar.
redacción > a coruña
  El fiscal ha pedido pena de cárcel para el conductor que en agosto de 2007 protagonizó un vuelco en la avenida de A Pasaxe. Únicamente él se vio implicado y, sin embargo, sobre el hombre pesan dos acusaciones, por lo que sucedió justo antes del accidente e inmediatamente después. El día 4 de mayo será enjuiciado por delitos de desobediencia y contra la seguridad del tráfico que pueden enviarle ocho meses a prisión, y costarle 2.400 euros y dos años de retirada del permiso.
El siniestro se registró poco antes de las nueve de la noche en la carretera C-12, a su paso por San Pedro de Nós, cuando el piloto perdió el control del vehículo en una curva y colisionó la mediana, lo que le llevó a volcar.
Hasta allí se desplazaron agentes de la Guardia Civil para someterle a la prueba de alcoholemia que, según las conclusiones del Ministerio Público, habría dado positivo. Sin embargo no se llegó a saber, dado que el conductor fue incapaz de realizarla, pese a intentarlo tres veces de forma inadecuada, sin soplar con la suficiente fuerza ni prestar, dice el fiscal, “ningún tipo de colaboración o interés”.
Tampoco llegó a practicársele en aquel momento el test con el etilógrafo de precisión. Según consta en el escrito de acusación, eludió someterse a esa prueba aduciendo que “precisaba atención médica”, y fue por ello que se le trasladó al Complejo Hospitalario Universitario, donde volvió a requerírsele para que efectuara la prueba de alcoholemia.
De nuevo renunció a acatar las órdenes de los guardias civiles, según la Fiscalía. En esta ocasión, y siguiendo esta fuente, se negó alegando que primero quería que le hiciesen pruebas médicas ya que “lo primero era su salud”, aunque aceptó realizar la prueba de contraste mediante un análisis de sangre.
Sin embargo, en el tiempo en que los agentes del Instituto Armado salieron del recinto hospitalario para recoger en su coche patrulla la documentación necesaria, el hoy encausado se ausentó sin que pudiera realizársele ninguna de las pruebas. Apunta el fiscal, no obstante, que en todo momento presentaba “síntomas evidentes” de hallarse bajo los efectos de las bebidas alcohólicas, lo que motiva su acusación en esos términos.

Comentarios