viernes 15/1/21

Prisión para cuatro ladrones tras ser sorprendidos en un andamio

El Ideal Gallego-2011-10-14-008-ff04bdca

 d.g. > a coruña
  Más de siete años de prisión es la condena total para los cuatro individuos juzgados por intentar entrar en una vivienda del Barrio de las Flores tras subirse a un andamio y agredir a los policías que los pillaron “in fraganti”. Tres de los procesados, varones de entre 34 y 49 años de edad, han sido  condenados a penas que van del  año y medio a dos años de prisión por un delito de robo y otros dos de lesiones y atentado contra la autoridad.

El Ideal Gallego-2011-10-14-008-ff04bdca

 d.g. > a coruña
  Más de siete años de prisión es la condena total para los cuatro individuos juzgados por intentar entrar en una vivienda del Barrio de las Flores tras subirse a un andamio y agredir a los policías que los pillaron “in fraganti”. Tres de los procesados, varones de entre 34 y 49 años de edad, han sido  condenados a penas que van del  año y medio a dos años de prisión por un delito de robo y otros dos de lesiones y atentado contra la autoridad.

La cuarta encausada, una joven de 32 años, tendrá que cumplir una pena de nueve meses por robo y una falta de desobediencia. Aunque en un principio todos los delitos de robo han sido juzgados en grado de tentativa, puesto que los ladrones no consiguieron su objetivo, las condenas se han visto agravadas por la resistencia y agresión a los agentes que intentaron detenerlos.

“In fraganti” > El singular suceso se produjo poco después de la  medianoche del 6 de noviembre  de 2008. Según recoge la sentencia, los acusados se habían puesto de acuerdo “previamente” para encontrarse en el exterior de un edificio de la calle Camelias con la intención de entrar en una de las viviendas empleando el andamiaje que se había colocado en la fachada debido al cambio de los ventanales. El procesado más joven y la chica lograron trepar por la estructura y comenzaron a extraer el marco de aluminio de una de las ventanas del primer piso,  llegando a abrirla.
Una patrulla camuflada de la Policía Nacional que se encontraba por la zona se percató de la presencia de dos individuos –los que habían quedado al pie del andamio– “en actitud vigilante, según el relato policial. Los agentes  decidieron acercarse hasta la vivienda para comprobar la situación.

Se encararon > Al percatarse de la presencia de los policías, que se bajaron de su vehículo dándoles el alto, los ladrones interrumpieron su hecho delictivo y se encararon con ellos negándose a mostrarles su documentación. Cuando los agentes les pidieron que cambiaran su actitud, recibieron insultos y amenazas de muerte, pasándose el dedo por el cuello los detenidos, dándoles a entender que se lo iban a cortar y manifestando “te vas a enterar”. De repente, y tras solicitar los agentes el apoyo de otra patrulla, tres de los apresados se abalanzaron hacia uno de los policías con la intención de arrojarlo al foso que se encontraba en la parte posterior a su ubicación y el cuarto le propinó un puñetazo en la cara. Los ladrones, pese a ser reducidos, consiguieron lesionar a otro agente en el proceso.
Ambos heridos precisaron atención médica y uno de ellos, el que recibió el puñetazo en la cara, necesitó más de un mes para su completa recuperación y una baja laboral de diez días.
Además de las penas de cárcel, que en su mayor parte serán conmutadas por trabajos en beneficio a la comunidad, los procesados tendrán que pagar más de 3.000 euros en concepto de  indemnización al policía herido.

 

Comentarios