lunes 09.12.2019

La primera huelga del metal logra un seguimiento masivo en la comarca

La primera jornada de huelga del sector del metal en A Coruña se desarrolló sin incidentes pero con un gran seguimiento por parte de los trabajadores, en especial de los de las grandes empresas de la comarca.

Los manifestantes realizaron asambleas informativas en algunos concesionarios | javier alborés
Los manifestantes realizaron asambleas informativas en algunos concesionarios | javier alborés

La primera jornada de huelga del sector del metal en A Coruña se desarrolló sin incidentes pero con un gran seguimiento por parte de los trabajadores, en especial de los de las grandes empresas de la comarca. Tanto es así que los tres sindicatos, CIG, UGT y Comisiones Obreras, coincidieron al resaltar el éxito de la convocatoria en la protesta que se desarrolló en el mediodía de ayer ante la sede de la Confederación de Empresarios de A Coruña (CEC). Por contra, la patronal cifró en un 25% el seguimiento del paro.
Desde las 06.00 horas hubo piquetes en los polígonos de A Grela, Pocomaco y Sabón, si bien apenas se dejaron notar porque no hubo incidentes. Su labor fue solo informativa y, por ello, se dedicaron a poner en conocimiento de los empleados –en especial de los trabajadores de concesionarios y talleres mecánicos– las motivaciones de estas convocatorias. 
“A incidencia da folga está sendo un éxito total xa que despois de máis de 25 anos sen celebrar unha  folga do sector pararon todas as grandes empresas onde temos representación”, destacó el secretario comarcal de CIG Industria, Eduardo Caamaño. Tanto el representante de MCA-UGT para la comarca de A Coruña, Fito Paseiro, como el responsable comarcal de Industria en CCOO, Arturo Julián, recordaron ante la CEC y apoyados por varios cientos de personas que esta medida de presión surge porque el convenio colectivo está congelado desde el acuerdo de 2014.
Aunque no han perdido derechos, sí ha ido mermando su “poder adquisitivo” por atender a las demandas de la patronal durante la crisis. Por eso creen que es momento de que los empresarios se sienten a la mesa de negociación con voluntad de llegar a un acuerdo. Si no reciben ninguna oferta, esperan volver a las calles el martes 27 y los días 4 y 5 de julio. 
Frente a la tranquilidad de ayer, solo interrumpida por algún petardo lanzado frente a la sede de la CEC, algunos sindicalistas reclamaban que la huelga del próximo martes se “endureza”.

Comentarios