viernes 4/12/20

Los dos presos de Teixeiro se infectaron al violar su condicional

La Xunta había realizado pruebas a todos los internos del Centro de Inserción Social (CIS) el día 28
El CIS cuenta con 120 presos actualmente | PEDRO PUIG
El CIS cuenta con 120 presos actualmente | PEDRO PUIG

Esta semana se supo que dos internos de Teixeiro, que estaban en tercer grado, habían sido infectados de Covid-19. En ambos casos, habían infringido las condiciones de su libertad, por lo que ambos fueron enviados de vuelta a Teixeiro. Una vez allí, se les hicieron las pruebas PCR que arrojaron un resultado positivo. Instituciones Penitenciarias asegura que la situación está controlada y que no puede hablarse de foco de infección en la población reclusa puesto que los presos nunca entraron en contacto con el resto de los internos. . .

Instituciones Penitenciarias señalan que el Centro de Inserción Social (CIS) Carmela Arias, situado en las cercanías de la antigua prisión provincial, la Consellería de Sanidade realizó pruebas a sus 120 internos el pasado 28 de agosto, y dieron negativo todas, así que tampoco hay que temer que haya un foco allí. Por lo menos de momento. Fuentes penitenciarias recuerda el régimen de los presos que acuden al CIS. “Van a dormir pero están todo el día en al calle, trabajando o haciendo gestiones como cualquier ciudadano”, explican.

Lo que ocurrió con los dos presos en cuestión es que el primero reincidió en su delito durante un permiso de fin de semana. Las fuerzas de seguridad le detuvieron y, como la víctima había dado positivo en un análisis de Covid-19, advirtieron a Teixeiro de esta circunstancia. De ahí que se le practicara una PCR en cuanto pisó el centro penitenciario que también dio positivo.

El otro violó una de las condiciones de su libertad, también durante el permiso de fin de semana. Los funcionarios del CIS tuvieron conocimiento de ello y al lunes siguiente, antes incluso de entrar en sus instalaciones, lo enviaron a Teixeiro, donde también dio positivo.

Ladillo organiza la info

En todo caso, ambos son asintomáticos, así que su carga vírica es baja y tanto el CIS como la prisión de Teixeiro parecen libres de Covid. Por otro lado, las autoridades penitenciarias están recurriendo al control telemático para tratar de reducir las posibilidades de contagio entre la población reclusa. Es decir, tobilleras electrónicas para mantenerlos controlados. A día de hoy, 40 presos llevan ese dispositivo, que les permite mantenerlos en confinamiento doméstico.

La asociación de funcionarios de prisiones “Tu Abandono Me Puede Matar” (Tampm), solicitan un plan de actuación para este tipo de instituciones, con un mayor número de pruebas para los funcionarios, así como mascarillas y material de protección para la totalidad de sus turnos. l

Comentarios