sábado 16/1/21

La presidencia de la Diputación está en manos del doble de partidos que en 2011

Los partidos que entrarán a formar parte de la Diputación en el próximo mandato se duplican y con ello, las cábalas para saber quién dirigirá los designios .

Diego Calvo entra en el salón de plenos de la Diputación
Diego Calvo entra en el salón de plenos de la Diputación

Los partidos que entrarán a formar parte de la Diputación en el próximo mandato se duplican y con ello, las cábalas para saber quién dirigirá los designios de la institución provincial los próximos cuatro años. Hasta la fecha, la Diputación está gobernada (ahora mismo en funciones) por el PP con mayoría absoluta de 17 diputados, nueve tiene el PSOE y el BNG, cinco.
Después del 24 de mayo, habrá otras tres formaciones más en el hemiciclo coruñés: Marea Atlántica, Alternativa dos Veciños y Compostela Aberta. Con el escrutinio en un 99% en la provincia, el reparto se queda en trece diputados el PP, el PSOE, ocho; BNG, cinco; Marea Atlántica, tres, Alternativa dos Veciños, uno y Compostela Aberta también uno.
En el caso de los organismos provinciales, para designar un nuevo presidente es necesario que haya mayoría absoluta en primera vuelta, o simple en la segunda.
Con este tablero, si el PSOE quiere presidir la Diputación necesitará el respaldo de otras formaciones políticas. En este sentido, se podría dar un acuerdo solo para la investidura o para gobernar a través de un bi, tri o cuatripartito.
También se postula el PP. El actual presidente de la Diputación, Diego Calvo (PP), entiende que la lógica dicta que su formación entre en la pugna para “intentar formar gobierno”. Para continuar en el cargo, será necesario que no haya un acuerdo entre el resto de formaciones políticas y conseguir esa mayoría simple, ya que las posibilidades de que el PP logre respaldos del resto de las formaciones son prácticamente nulas. Del mismo modo, si los populares continúan al frente de esta administración será en minoría.

Negociación
“Es un panorama complicado”, sentencia Diego Calvo, que, de momento, no tiene claro si continuará en la Diputación o estará en el Ayuntamiento de Ferrol, en donde forma parte de la candidatura. Estar en una u otra, o en ambas, dependerá “de muchas cosas”, manifestaba ayer el presidente provincial que aludía a que la intención del partido es “responder a los ciudadanos”, además, de mostrar su “sorpresa” por los resultados alcanzados en esta ciudad en las urnas.
En la provincial el PP ha perdido “60.000 votos”. “Tendremos que valorar lo que hemos hecho mal”, apuntaba Calvo.
Subrayaba que la situación es bien diferente para el PP según a qué localidad se mire. “Hay ayuntamientos en donde ha influido mucho el candidato” y se han obtenido buenos resultados para el PP. En alusión a Arteixo, en donde Carlos Calvelo pasa de una mayoría absoluta de once ediles a un mandato con trece.
“Hemos logrado mayorías absolutas que antes no teníamos” y en otros lugares reconocía que “no es el mejor momento –para presentarse a unas elecciones– desde el punto de vista de las siglas”.  
Pero en una línea similar se pronuncia su rival socialista, Julio Sacristán, presidente del PSOE provincial y alcalde de Culleredo que no se atreve a cerrar ninguna opción.
El propio lunes, Sacristán apelaba a la paciencia y a ir paso a paso. En esta idea incidía de nuevo ayer el secretario provincial del PSOE, porque a su entender, lo primero que hay que hacer es ceñirse a cerrar las alcaldías que están en duda.
Ejemplo de la provincia son la  propia ciudad herculina en donde el PSOE es el partido bisagra. Pero, las negociaciones de la formación política no se quedan ahí.
Así como la comarca en donde casi la mitad de los alcaldables están en la fase de diálogo. De cara al 13 de junio, los socialistas necesitan conseguir acuerdos en Culleredo, Betanzos y Bergondo. En estos tres casos el PSOE es la fuerza más votada y los partidos de izquierdas suman más concejales.
En estos casos, si no hay pacto para la investidura gobernarían de todas formas al ser la lista más votada.
En otra posición se encuentra Cambre. En este municipio, la fuerza más votada fue el PP, pero el resto de partidos (entre los que se encuentra el PSOE) pueden superar en número a los populares de Manuel Rivas. En Sada, tampoco está claro qué ocurrirá ese 13 de junio.
Cuando se cierre el futuro político de los ayuntamientos coruñeses, será entonces cuando llegue el momento de hablar de la Diputación.
A las dudas sobre las siglas del futuro gobierno provincial se suma las que atañen a los nombres propios. El PSOE asegura que no hay nada decidido sobre sus posibles candidatos a liderar la Diputación.
Sin embargo, hay tres nombres que resuenan con más fuerza: el propio Sacristán, El segundo compite en experiencia con el cullerdense. El mandatario de Dumbría, José Manuel Pequeño y, por último, el futuro regidor de As Pontes, Valentín González Formoso. 

Comentarios