miércoles 2/12/20

Preparan los raíles del tranvía para la reparación que permitirá que vuelva a circular en San Juan

A pesar del frío y la lluvia que tuvieron que soportar durante toda la jornada, los operarios de Extraco Construcciones e Proxectos SA comenzaron ayer con la limpieza de los raíles del tranvía, retirando la tierra, el musgo y las plantas que habían comenzado a crecer en las vías después de casi dos años sin que el convoy circulase.
los operarios retiraron la tierra y el musgo de las vã­as susy suã¡rez
los operarios retiraron la tierra y el musgo de las vã­as susy suã¡rez

A pesar del frío y la lluvia que tuvieron que soportar durante toda la jornada, los operarios de Extraco Construcciones e Proxectos SA comenzaron ayer con la limpieza de los raíles del tranvía, retirando la tierra, el musgo y las plantas que habían comenzado a crecer en las vías después de casi dos años sin que el convoy circulase. Se trata de una tarea larga y costosa (el presupuesto es de 362.276 euros) que servirá para acondicionar el tramo comprendido entre la Torre de Hércules y las Esclavas. Si todo marcha como debiera, dentro de cuatro meses los raíles estarán listos para que entre en funcionamiento el tranvía, justo a tiempo para San Juan, una fecha muy importante desde el punto de vista turístico.

Tres operarios limpiaron ayer el barro, el musgo y la suciedad acumulados

Los trabajos más importantes deberán llevarse a cabo a la altura del edificio de Hacienda donde los informes técnicos detectaron una grave avería que tuvo como consecuencia la rotura de los raíles hace casi tres años. El informe no aclara cómo se produjeron los daños, sino que se limita a señalar que pudo haber varios motivos. Lo que sí dejaba claro es que se trataba de una situación anormal y peligrosa, que obligaba a que el tranvía circulase a velocidades inferiores a los diez kilómetros por hora. A pesar de estas precauciones, en julio de 2011 se produjo un descarrilamiento a la altura del apeadero de Hacienda.

Aunque el incidente no fue grave, convenció a las autoridades de que el tranvía ya no era seguro y se eliminó el apeadero. El informe señala que existen 820 metros de raíles que no son seguros, pero los trabajos recién comenzados no afectarán al tramo que se encuentra en peor estado, el que va desde el faro romano hasta el Castillo de San Antón. Se trata de una tarea que el Ayuntamiento ha pospuesto indefinidamente porque su coste es demasiado elevado para las debilitadas arcas municipales. De hecho, la financiación para tuvo que ser autorizada por una junta de gobierno extraordinaria que solicitó un préstamo de 11,5 millones de euros, que servirán para el desarrollo de diferentes proyectos, además del tranvía.

Pero incluso esta reparación parcial le ha valido al gobierno local fuertes críticas por parte del BNG y EU, que consideran que se trata de una infraestructura deficitaria. Es un problema que el gobierno local pretende cambiar con nuevas iniciativas turísticas.

Comentarios