Viernes 22.02.2019

O Portiño celebra su tradicional procesión marítima del Carmen

Como manda la tradición, la Virgen del Carmen salió en la tarde de ayer de nuevo en procesión por el mar en el puerto de O Portiño en el marco de una jornada festiva a la que asistieron cientos de personas.

La Virgen del Carmen fue paseada en barco	pedro puig
La Virgen del Carmen fue paseada en barco pedro puig

Como manda la tradición, la Virgen del Carmen salió en la tarde de ayer de nuevo en procesión por el mar en el puerto de O Portiño en el marco de una jornada festiva a la que asistieron cientos de personas. Ninguno de ellos se quiso perder una cita como esta, imprescindible en el calendario del barrio de San Pedro de Visma.
Los actos se iniciaron con la celebración de una misa solemne en honor de la Virgen –cuya conmemoración oficial fue el pasado día 16 pero cuyos festejos siempre se trasladan al fin de semana posterior–, la patrona de los marineros, a la que siguió la bajada de la imagen en procesión a pie hasta O Portiño.
Allí, de la mano en todo momento de la música del Orfeón Herculino –al que los presentes acompañaban cantando–, llegaron al puerto, donde se procedió a llevar a la Virgen del Carmen hasta la embarcación, ya engalanada para la ocasión con múltiples banderas de diferentes países.

FERVOR
Así, sobre las 18.00 horas comenzó la procesión marítima, una tradición con mucho arraigo en esta zona de A Coruña, y que contó con el fervor de todos los asistentes.
Además de la imagen, rodeada de unas coloridas flores, los promotores no se olvidaron de la corona, que realizó a su lado todo el recorrido para después arrojarla al agua. Una vez concluida la procesión, la celebración daría un giro hacia la cita gastronómica. Era el momento de ir abriendo apetito y ya se preparaba la anunciada sardiñada para disfrute de todos los asistentes.
Asimismo, ya se estuvo informando en los días previos al festejo de que, además de las mencionadas sardinas como plato principal, se podría disfrutar de un vino del país, así como de pan de Carral y raciones de empanada. Y, por si fuera poco, pulpo. Todo con la música del dúo Estrelas da Mariña.

Comentarios