jueves 22.08.2019

Porque todos los gallegos son LaMagall

Una nueva firma de moda coruñesa se abre un hueco en el mercado. Se llama LaMagall, que atiende a la magia inherente a la raza gallega porque “todos la tenemos en una faceta o en otra”. Y las prendas de la diseñadora Eva Fernández salen al ruedo.

La actriz estuvo acompañada por sus compañeros de profesión  quintana
La actriz estuvo acompañada por sus compañeros de profesión quintana

Una nueva firma de moda coruñesa se abre un hueco en el mercado. Se llama LaMagall, que atiende a la magia inherente a la raza gallega porque “todos la tenemos en una faceta o en otra”. Y las prendas de la diseñadora Eva Fernández salen al ruedo. Ella las pensó desde hace tiempo porque son las que busca y no encuentra, las que le sirven para acudir al preestreno de una película como actriz que es y la que le dan el toque en una cena informal. Su primera colección habla por tanto de piezas funcionales, de vestidos, que son la perdición de la diseñadora, y de conjuntos de pantalón y top, perfectos para afrontar una jornada de trabajo como brillar en una cita con la noche: “Les pones un zapatón y viste un montón”. 
No sabe decir lo que hay de ella en cada traje: “Son las cosas que a mí me gustan”. Y con tal fin, arranca un conjunto de criaturas que fueron presentadas por sus compañeras de profesión. Cada una tiene un título como si se trataran de obras de arte porque responden a historias personales. Llevan el nombre de mujeres o de lugares que, por una razón o por otra, le inspiraron cuando trazó sus líneas sobre el papel. Camila Bossa, Tamara Canosa, Ana Turpin, María Vázquez, Isabel Naveira, Ana Conca y la promesa Sara McGregor pasearon sus modelos por una pasarela improvisada, la del Soho Café de Matogrande, que aplaudió la iniciativa de sacar adelante el proyecto en un país que respira textil. 
Eva Fernández destaca la profesionalidad de los que trabajan en el sector y es por esto que no dudó en ubicar su taller en O Temple. Desde allí, dispara ahora sus ideas en forma de vestidos y va las veces que haga falta para revisar y ultimar lo que lleva cociendo en su cabeza durante años y que hoy comparte con el público. 
A través de la tienda online, www.lamagall.com, la intérprete ofrece una primera remesa en la que se aprecia que Eva Fernández aprecia los detalles. Todas las prendas son personales, apunta, y en ellas inserta elementos cómodos como los bolsillos, que ayudan a darle una pluralidad al conjunto. 
La diseñadora entiende que la calidad pasa por unos buenos remates y en ese sentido, asegura que “no soy carne de tendencias”. Sus diseños parten de un punto subjetivo, que para Eva, es fundamental porque de poco vale que a uno no le guste lo que hace: “Es una visión de cómo me gustaría vestir, el resultado te puede gustar o no”. LaMagall representa parte de esa chispa compartida. También tiene que ver con una forma de ser, la gallega, muy matriarcal, y una tierra que siempre tiene en la mesa una buena botella de vino. Todo está hecho en Galicia, algo importante porque la “tradición se lleva en la sangre” y esto le permite controlar el proceso de producción, desde el boceto a la ejecución, en una sala de operaciones del que destaca su “saber hacer”. Para hacer más rico el armario.

Comentarios