martes 1/12/20

Los policías locales decidirán en asamblea si deben endurecer las protestas contra el Ayuntamiento

A la Policía Local se le ha acabado la paciencia. Llegan desde 2009 reclamando una adecuación salarial: que se les pague conforme a su categoría funcionarial, C-1, y no conforme a la anterior, C-2.

Máquinas fuera de servicio en el gimnasio del cuartel
Máquinas fuera de servicio en el gimnasio del cuartel

A la Policía Local se le ha acabado la paciencia. Llegan desde 2009 reclamando una adecuación salarial: que se les pague conforme a su categoría funcionarial, C-1, y no conforme a la anterior, C-2. Hasta ahora, su protesta se ha limitado a algunas concentraciones frente a la plaza de María Pita y a reunirse con el Ayuntamiento que les asegura que está a la espera de unos informes jurídicos. Pero los avances en las reivindicaciones de la Policía Nacional y Guardia Civil y de los funcionarios de Xustiza les han convencido de que existe un doble rasero, así que mañana por la tarde se reunirán en asamblea para decidir si endurecen las protestas.

“La gente está que se sube por las paredes. Hay mucho malestar”, advierte el presidente de la asociación profesional de la Policía Local, Manuel Aceña, que recuerda que han tenido mucha paciencia. El Ayuntamiento reconoce que sus reivindicaciones salariales son justas, pero alega que la Ley de Equilibrio Presupuestario le obliga a buscar un encaje jurídico antes de pagar. Por eso ha encargado unos informes. Sin embargo, los policías locales ven como otros funcionarios arrancan promesas de subidas salariales tanto a la Xunta como al Gobierno: “Seguimos a vueltas con los informes técnicos y en distintos lugares están llegando a soluciones salvando las pegas”.

Aceña recuerda que, por ejemplo, los funcionarios de Xustiza no están, como ellos, exigiendo una adecuación salarial. Es decir, que se les pague por las tareas que desempeñan. “Simplemente lo piden por equiparación con otras comunidades”. En cambio, el Gobierno local está haciendo un trabajo técnico y jurídico que Aceña reconoce que es correcto pero que no parece llegar a ninguna conclusión. “No somos abogados, y los compañeros no tienen ganas de romperse la cabeza con informes. “Además, nos parece una tomadura de pelo a que se ponga tanto trabajas para una cosa que está más que justificada y explicada”, añade el portavoz.
Reunión denegada

Además, la concejala de Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, se ha negado a reunirse con una delegación de oficiales que exigían una nueva adecuación salarial, según ellos, lo que no ha contribuido a calmar los ánimos. “Nos estamos hartando de explicaciones y limitaciones que solo se aplican a nosotros”; dice Aceña.
Mañana se decidirá en asamblea qué medidas de presión se adoptarán. La huelga no les está permitida, pero existen otros modos de protesta.

Comentarios