jueves 26/11/20

Los policías alertan de la práctica de los menores de saltar a los pantalanes

A la espera de que se conozcan las medidas que adoptará el Gobierno local para mejorar la seguridad en la Dársena tras la muerte de dos hombres en el último mes, se sabe que esta emblemática zona portuaria es escenario de prácticas peligrosas llevadas a cabo por jóvenes, casi todos menores.

Los pantalanes pueden encontrarse a varios metros de altura respecto al nivel de la calle dependiendo de la marea | quintana
Los pantalanes pueden encontrarse a varios metros de altura respecto al nivel de la calle dependiendo de la marea | quintana

A la espera de que se conozcan las medidas que adoptará el Gobierno local para mejorar la seguridad en la Dársena tras la muerte de dos hombres en el último mes, se sabe que esta emblemática zona portuaria es escenario de prácticas peligrosas llevadas a cabo por jóvenes, casi todos menores. Son varios los testigos que les han visto saltar hasta el pantalán desde el muelle, en un juego potencialmente mortal aunque por el momento, no se tenga constancia de ningún herido por esta causa.
“Esperan a que haya marea alta para hacerlo, les he visto a la una y media de la tarde”, apunta un testigo que asegura que, una vez en la plataforma de madera, orinaron antes de volver a subir a la calle por la escalera. Él los vio hace mes y medio, pero hace tiempo que se lleva a cabo esta práctica. Más de una vez, la Policía Local ha tenido que acudir al lugar para despejar los pantalanes de adolescentes: “Sobre todo, ocurre cuando se celebra alguna actividad en María Pita. En verano, por ejemplo, con los conciertos”.
No se tienen constancia de que hayan dañado o se hayan subido a ninguna de las embarcaciones. Pero este juego preocupa a las autoridades tras los dos ahogamientos recientes, que han cuestionado la seguridad de una zona que siempre ha estado abierta al público. El propio alcalde recordó el lunes que dos muertes tan seguidas es un hecho inaudito. “Nunca tivera pasado nada, e o Náutico leva alí en 90 anos”. 
Pero ahora la seguridad está en tela de juicio, sobre todo desde que la reforma de La Marina ha abierto más al público esta zona del litoral, que se ha convertido en un lugar de paseo y esparcimiento. Por el día es un lugar familiar, donde los  niños juegan en las zonas infantiles. y los ciclistas pedalean, pero al caer la noche atrae también a muchos menores, libres de cualquier supervisión. 
Peligro nocturno 
Es precisamente de noche cuando los accidentes se vuelven más peligrosos, porque suelen pasar desapercibidos. Hay que tener en cuenta que los dos accidentes mortales, el del joven de 27 años, Mateo González, y el actor de 35, Manuel Rodríguez, tuvieron lugar de madrugada, cuando el lugar está prácticamente desierto, de manera que no hubo ningún testigo que pudiera auxiliarles.
En ninguno de los dos casos ha trascendido cuánto alcohol habían bebido, aunque se supone que sí habían ingerido una cierta cantidad, dado que ambos habían estado de fiesta: el mecánico originario de Mesía en una discoteca cercana y el actor de Pontedeume en  el propio Náutico, en un evento organizado con motivo de los premios María Casares. 
En el caso de los menores, estos suelen instalarse en las escalinatas de O Parrote o en cualquier otro lugar que escojan como punto de reunión, hasta bastante después de la caída del sol. Es en ese momento en el que la práctica del saltar hasta los pantalanes se vuelve verdaderamente peligrosa. l

Comentarios