viernes 27/11/20

La Policía realiza un amplio despliegue para desalojar a trece okupas de un edificio de Doctor Fleming

Tras la marcha de los inquilinos del inmueble sito en el número 19, este fue tapiado para evitar nuevas entradas
Uno de los moradores del número 19 de Doctor Fleming sale del inmueble acompañado por policías | quintana
Uno de los moradores del número 19 de Doctor Fleming sale del inmueble acompañado por policías | quintana

La calle del Doctor Fleming y sus aledañas, en el barrio de A Falperra, fueron tomadas ayer por la mañana por un amplio dispositivo policial, tanto local como nacional, para proceder al desalojo de los trece okupas que moraban desde principios de año en el número 19 de esta vía.

Se trata de uno de los dos edificios okupados que fueron denunciados el pasado enero (el 19 y el 20), ambos propiedad de una empresa. El abogado de la sociedad, presente durante el lanzamiento, explicaba que las dos denuncias “cayeron” en sendos juzgados, motivo por el que solo se procedió a echar a los moradores de uno de ellos. Para el otro, el número 20, se necesitarán varios meses más, tal y como apuntaba el letrado.

El despliegue policial comenzó pasadas las 10.00 horas y se extendió hasta escasos minutos después de las 12.00 horas. Los agentes locales y nacionales cortaron los accesos rodados a la calle del Doctor Fleming, antes de iniciar la actuación.

El desalojo transcurrió sin ningún problema. De las trece personas que moraban en el número 19 en el momento que entraron los policías, solo una tuvo que salir escoltada por los agentes, abandonándolo el resto, a cuentagotas, por su propia cuenta, todos ellos con un gran número de maletas y enseres personales.

Según los vecinos y hosteleros, esta actuación les tranquiliza, ya que denunciaban que los integrantes de esta comunidad eran los “más agresivos” y “conflictivos”, mientras que los del número 20, que apuntan que son un número similar, no han causado tantos problemas.
Precisamente, hosteleros y comerciantes aplaudían ayer el ­desalojo, ya que la presencia de esta comunidad okupa, y la oleada de robos de las últimas semanas, les daba “mala imagen” como barrio, a pesar “de estar en el centro”. No obstante, algunos vecinos comentaban la posibilidad de que alguno de los okupas que echaron ayer se pudieran trasladar a otro edificio en una de las calles cercanas del barrio.
Tras finalizar la operación policial, dos obreros contratados por la empresa propietaria del inmueble procedieron a tapiar los accesos al edificio, para evitar nuevos episodios similares.

Horas después tenía lugar en el Ayuntamiento una sesión extraordinaria de la Xunta Local de Seguridade en la que el Gobierno local, la subdelegación del Gobierno y la Policía Nacional acordaban la creación de una mesa de trabajo, que se reunirá periódicamente para analizar el “fenómeno da ocupación”, con el fin de distinguir las diferentes casuísticas que existen.

Intento en Mesoiro
Por otro lado, un vecino de ­Mesoiro impedía ayer otro supuesto intento de okupación de una vivienda del barrio. El vecino en cuestión explicaba que observaron como un par de personas trataban de entrar y llamaron su atención.

Ocurrió en el entorno de la rotonda de acceso a la Tercera Ronda. Aunque los vecinos frustraron la tentativa, alertaron igualmente a la Policía.

Comentarios