sábado 5/12/20

La Policía Nacional detiene a dos hombres con antecedentes penales por robos con fuerza

Los efectivos de la Policía Nacional procedieron a la detención de dos hombres por sendos delitos de robo con violencia en diferentes propiedades. Según los agentes, los arrestados eran viejos conocidos de las fuerzas de seguridad ya que cuentan con numerosos antecedentes penales.

Los efectivos de la Policía Nacional procedieron a la detención de dos hombres por sendos delitos de robo con violencia en diferentes propiedades. Según los agentes, los arrestados eran viejos conocidos de las fuerzas de seguridad ya que cuentan con numerosos antecedentes penales.
El primero de los operativos se inició el pasado día 7 cuando una patrulla encargada de la prevención y el mantenimiento de la seguridad ciudadana localizó a un hombre en la avenida de Finisterre portando un taladro percutor y una amoladora. Al conocer al detenido por sucesos anteriores y tener conocimiento de que se había denunciado la sustracción de ambas herramientas, los agentes procedieron a la incautación de las mismas.
Tras ese encuentro la Policía Nacional prosiguió con sus investigaciones para determinar la procedencia concreta de las herramientas, para finalmente descubrir que habían sido robadas del interior de una furgoneta ese mismo día.

Unos 1.600 euros
Poco después se localizó al propietario del vehículo para entregarle el taladro y la amoladora, que el hombre valoró en unos 1.600 euros. Ya el miércoles 16, aunque la investigación no se hizo pública hasta ayer, se procedió a la detención del responsable de los hechos y se realizaron las diligencias oportunas para ponerlo a disposición judicial. El detenido, de 43 años, había sido detenido con anterioridad en varias ocasiones.

Asalto a la caja registradora
Fue precisamente el día de la detención del primero cuando otra patrulla se encontró a otro ladrón reincidente a las puertas de una tienda situada en la avenida de Finisterre. Cuando los policías lo vieron, este estaba abriendo una mochila para manipular un ordenador portátil.
Una vez se acercaron a él, en la bolsa encontraron, además del aparato electrónico, una varilla metálica y unos 120 euros que procedieron a retirarle dado que sabían que esa misma mañana se había producido un robo en un establecimiento. Al parecer, el asaltante había roto el cristal de la parte trasera de una alcantarilla y había sustraído del interior del local un portátil y el dinero de la caja registradora.

Comentarios