sábado 24.08.2019

La Policía Local incrementará la vigilancia en la zona de ocio nocturno

Los vídeos de una agresión en el Orzán el sábado pasado han provocado un gran escándalo en las redes sociales

Las escenas recogidas por varios teléfonos móviles permiten percibir la gran violencia del incidente
Las escenas recogidas por varios teléfonos móviles permiten percibir la gran violencia del incidente

El escándalo suscitado por la aparición en las redes sociales por el video de una agresión a tres jóvenes por un individuo a la puerta de una local de ocio nocturno del Orzán ha motivado el anuncio del refuerzo del turno de noche de la Policía Local. El incidente tuvo lugar en la madrugada del sábado al domingo, y ya a las seis de la mañana se había interpuesto una denuncia ante la Policía Nacional por una agresión por lo menos una de las jóvenes implicadas había sufrido heridas leves. Fuentes cercanas descartan que el individuo fuera el portero del local, como apuntaban algunas informaciones.

Según la versión más extendida, el hombre, de más de 40 años, supuestamente se habría dirigido a una de las tres jóvenes, que rondan los 20, asegurándole que le gustaría violarla o que iba a hacerlo. Las jóvenes le afearon su comportamiento y una de ellas le grabó con su teléfono móvil. Otra se acercó y le señaló con el dedo, momento que aprovechó el hombre para propinarle una bofetada.

A partir de ahí, la violencia se descontroló: las jóvenes trataron de rechazarlo a patadas, pero él se abalanzó sobre ellas propinando puñetazos y alcanzó a una de ellas repetidas veces, provocándole una hemorragia nasal, mientras la acorralaba contra un coche. Sus amigas acudieron en su ayuda y, a pesar de que algunos testigos quisieron separarlos, la pelea continuó. Una le propinó una bofetada, otra cayó al suelo de un empujón, pero consiguió aferrarse a sus rodillas y hacerlo tropezar también. Finalmente, consiguieron separarles.

Violencia en aumento

Los incidentes violentos, aunque no suelen tener tanto eco como el de la semana pasada, no son raros en las zonas de ocio nocturno. Este foco de inseguridad suele asociarse con la movida nocturna, que implica alcohol, drogas y una diversión no siempre responsable. La violencia interpersonal es una de sus consecuencias más desagradables y durante el año pasado se duplicaron el número de detenciones por riñas y altercados, según fuentes de la Policía Local que, debido a los fuertes recortes de plantilla de la Nacional, se ha venido encargando cada vez más de labores propias de seguridad ciudadana.

En total fueron cerca de 30 casos los que afrontó el 092, algunos muy graves, como el del 28 de enero, cuando agentes de la Policía Local detuvieron a un joven de 19 años como sospechoso de haber apuñalado por la espalda a otro de 26 años en la calle del Orzán. Por otro lado, también han crecido las intervenciones en los que los policías municipales han confiscado drogas o armas blancas a los sospechosos. La mayor parte de estos incidentes se localizaron en el entorno del ocio nocturno del Orzán pero se han dado episodios en prácticamente todos los barrios de la ciudad.

En los afterhours

Gran parte de estos incidentes tienen lugar a altas horas de la madrugada, al cierre de los locales, cuando los clientes están más bebidos y se quedan en al calle. Pero también se producen a primeras horas de la mañana, cuando los protagonizan los clientes de los afterhours, que abren sus puertas alrededor de las seis de la mañana para los más noctámbulos. Este mes, la Policía Local actuó en dos locales de la zona, donde intervino drogas a los clientes y armas (como una pistola eléctrica) al personal.

La razón es que, a principios de mes, en uno de estos locales se produjo un desencuentro entre dos jóvenes con una mujer de por medio. Acabó con uno de ellos, de 25 años, tratando de apuñalar a otro y abandonó el lugar en autobús. El sospechoso, de origen colombiano, fue detenido poco después por la Policía Local, en una parada de la avenida de Peruleiro. Llevaba encima, además de un cuchillo, un gancho de carnicero y, al parecer, había estado acosando a una de las viajeras del bus. Fue otro episodio que causó bastante alarma.

Comentarios