miércoles 21/10/20

La plantilla municipal afronta la vuelta de vacaciones en mínimos históricos

Por el momento, la máquina burocrática municipal goza de la calma típica del mes de agosto, pero la situación cambiará a partir de septiembre, cuando el público vuelva a formar las colas delante de los mostradores para pagar facturas y exigir permisos.

Cientos de personas acuden a diario a las oficinas municipales	pedro puig
Cientos de personas acuden a diario a las oficinas municipales pedro puig

Por el momento, la máquina burocrática municipal goza de la calma típica del mes de agosto, pero la situación cambiará a partir de septiembre, cuando el público vuelva a formar las colas delante de los mostradores para pagar facturas y exigir permisos. Cada año es lo mismo, pero lo que ha cambiado es el número de funcionarios disponibles para realizar el trabajo. El presidente de la junta de personal, Roberto Tizón, denuncia que en los últimos ocho años, el Ayuntamiento ha perdido casi 400 funcionarios, lo que lo sitúa en mínimos históricos de hace treinta años. Y va a peor: “Este ano e foron 16 persoas, e so viñeron para sustituilas oito ou nove”.
En los últimos meses, el Ayuntamiento ha tenido que soportar bastantes críticas de los perjudicados por retrasos en la tramitación del papeleo, algo que han achacado siempre a la ley de contención del gasto público que impide convocar nuevas ofertas de empleo público que cubran las bajas. “Temos as mans atadas”, comentó al respecto en más de una ocasión el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, que recientemente añadió que “desde que entramos nós (la Marea Atlántica), perdín a catro persoas no departamento de Licencias, porque non temos capacidade para repoñelas.A normativa estatal nos está lastrando no día a día”.
Por su parte, Tizón insiste en que la situación no tiene visos de mejorar: “Este ano foi o máis aberto dos catro últimos na contratación de persoal e, como dixen, só cubrimos o 50% das baixas”. Por supuesto, a pesar de las críticas de parálisis administrativa que provienen de empresarios, el presidente de la junta de personal señala que “o que está claro é que as cousas vanse a seguir tramitando”.

situación de estrés
Pero el exceso de trabajo, advierte, Tizón, tiene su precio. A pesar de la mala fama del funcionariado, que se ve como un colectivo que goza de un puesto cómodo y seguro donde se trabaja poco, el presidente de la junta de personal advierte de que “hai xente que empeza a estar en situación de estrés”. Sobre todo, aquellos empleados del Ayuntamiento que tienen que trabajan de cara al público.
No se trata solo de Licencias. Por lo menos en este departamento entraron dos personas más a principios de mayo, “e se está notando”, asegura Varela. Por su parte, Tizón recuerda que estas dos personas se sacaron de otros puestos que ocupaban la Administración pública, y acabaron en un destino que para muchos es ingrato: “Licencias ninguén o quere, pero tampouco os que teñen que tramitar a tarxeta Millennium están ben, ou os do IMCE”.
Según la junta de personal, el Instituto Municipal Coruña Espectáculos incrementó sus instalaciones hace dos años, pero ese crecimiento no vino acompañado de un aumento en la plantilla, así que ahora “os funcionarios teñen que traballar o dobre”. Como señala Tizón, “a xente cree que os empregados non traballan, pero todo depende de qué posto sexa”.

Comentarios