sábado 5/12/20

La plantilla de Alcoa ya busca vías para luchar contra las subastas eléctricas

El futuro más inmediato de la planta de Alcoa en A Coruña quedó asegurado hace tan solo unos días, pero los trabajadores no cejan en su empeño de garantizar el empleo a largo plazo.

Los trabajadores, en una protesta en María Pita	susy suárez
Los trabajadores, en una protesta en María Pita susy suárez

El futuro más inmediato de la planta de Alcoa en A Coruña quedó asegurado hace tan solo unos días, pero los trabajadores no cejan en su empeño de garantizar el empleo a largo plazo. El comité de empresa reconoce que ya está estudia propuestas para eliminar el sistema de subastas de energía eléctrica que amenazó a la factoría con el cierre.
“Queremos quitarnos las subastas de delante porque nos pueden poner otra vez contra las cuerdas”, explicó ayer el presidente del comité de Alcoa, Nazario Arias. Desde el inicio del conflicto laboral que se vivió en el último mes a cuenta de los problemas a para conseguir bloques de megawatios a mejor precio para continuar con su producción, Arias insistía en la necesidad de luchar por un cambio.
Una vez capeados los problemas más inmediatos, que consistían en evitar la clausura de la planta coruñesa y el despido de casi 400 trabajadores directos, el representante de los trabajadores va más allá y analiza ideas.
“Tenemos que intentar un marco de regulación de la energía eléctrica diferente”, asegura. Para ello distintos responsables están enfrascados en la búsqueda de ejemplos exportables desde otros países como la propia Alemania, en donde “los impuestos van fuera del recibo de la luz”.

distintos interlocutores
El objetivo es tener las ideas bien claras “el día 15” porque todavía están “muy verdes”. Pero llegarán a buen puerto pronto dado que “está previsto hablar con la Xunta, los distintos partidos políticos y con algún profesor de materias de energía que pueda asesorar en este tema”.
Arias, que reconoce que todo ese proceso “va a llevar un poco de tiempo”, descarta que vayan a buscar el apoyo de otras firmas que operan en Galicia.
“En principio empezaremos nosotros y después se podrían ir uniendo pero si estamos todos al principio sería un batiburrillo que dispersaría”, zanjó.

Comentarios