viernes 06.12.2019

Los pisos de uso turístico crecieron un 83% en el último año en la ciudad

Los datos del IGE reflejan que hay 258 viviendas dadas de alta en A Coruña para alquiler vacacional

Uno de los principales reclamos a la hora de publicitar los pisos es su cercanía a las playas | patricia g. fraga
Uno de los principales reclamos a la hora de publicitar los pisos es su cercanía a las playas | patricia g. fraga

Los hospedajes tradicionales de A Coruña todavía no detectan que sus cuentas de resultados se vean dañadas por la proliferación de las viviendas de uso turístico pero eso no quiere decir que este mercado paralelo no sea cada vez mayor en la ciudad. En el último año las propiedades destinadas a alquiler vacacional se han disparado casi un 83% según datos oficiales que manejan las administraciones y que, de hecho, solo reflejan aquellos bienes que están dados de alta. 

Las ciudades que más se dispara el arrendamiento puntual para pasar unos días son Santiago, Vigo y A Coruña y, si bien es cierto, que en la primera de las urbes este giro del mercado inmobiliario supone un verdadero problema, en las otras ciudades también va ganando terreno. Un informe del Instituto Galego de Estatística indica que por los 30 hoteles que había en el municipio coruñés al empezar este año y los cuatro bloques de apartamentos turísticos construidos con ese objetivo existían 258 viviendas de uso turístico dadas de alta. 

La cifra no es muy elevada puesto que equivale a solo el 3,3% de la oferta que existe en la comunidad, pero es muy similar a la de la ciudad olívica y contrasta con la nula estadística de 2017, cuando ni siquiera se contabilizaban de manera oficial. 

Con respecto a 2018 la ratio de evolución de este tipo de oferta en la ciudad se situó en el 82,9%. El número de plazas se eleva hasta las 1.189 gracias a las 727 habitaciones disponibles, mientras que los hoteles sobrepasan por poco la capacidad para 3.800 huéspedes.  

Boca a boca 
Este tipo de apartamentos van a más, como se puede ver también en las plataformas de contratación online, pero no es la primera vez que la asociación de hospedaje afirma que por el momento este negocio paralelo no les causa demasiados perjuicios. 

La vicepresidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Galicia, Carmela Lavandeira, reconoce que el mercado existe y que está creciendo pero sostiene que “es como una moda”, como otros negocios que han surgido en el pasado en la localidad. “Si, por ejemplo, tu vecino te dice que tiene un piso en alquiler vacacional y que le va muy bien igual pones el tuyo”, razona, pero no lo ve como una amenaza para el stock de pisos para arrendar como hogar habitual. 

Además, advierte a posibles interesados en sacarse un sobresueldo mediante esta vía que A Coruña no es como otras ciudades con un turismo más desestacionalizado. “Aquí funcionan más en verano que en invierno, por ejemplo no ayuda que el Depor no esté en Primera”, resume.

Comentarios