miércoles 16.10.2019

Piden 13 años para el único detenido por un atraco frustrado a la joyería Romeu

Lleva en prisión desde hace dos años y podría permanecer recluido una década más, si se cumplen las pretensiones de los propietarios de la joyería Romeu y del vigilante de seguridad que resultó herido en un intento de atraco perpetrado el 15 de enero de 2011 en este negocio de la calle Real a manos de tres encapuchados.
el acusado lleva en prisión desde enero de 2011 patricia g. fraga
el acusado lleva en prisión desde enero de 2011 patricia g. fraga

Lleva en prisión desde hace dos años y podría permanecer recluido una década más, si se cumplen las pretensiones de los propietarios de la joyería Romeu y del vigilante de seguridad que resultó herido en un intento de atraco perpetrado el 15 de enero de 2011 en este negocio de la calle Real a manos de tres encapuchados.

Fue reducido por el personal del negocio, al contrario que sus dos cómplices, que
lograron escapar

Ayer, el único detenido por aquel asalto compareció en la Audiencia Provincial para solicitar la libertad provisional. Le sea concedida o no, el hombre, de nacionalidad brasileña, no tardará en volver a enfrentase a un tribunal, ya que el juicio por el golpe frustrado ha sido fijado por este mismo órgano para el próximo 24 de febrero. Entonces se enfrentará a peticiones de condena que van desde los cinco años y medio que recoge la Fiscalía en su escrito de acusación a los 12 años y 11 meses que reclama la dueña de la joyería y el trabajador que aquella mañana logró reducirlo, que le culpan de un delito de intento de homicidio, además de un robo con uso de armas.

dos disparos

El acusado era, según atestiguaron los trabajadores del establecimiento, el hombre que empuñaba la pistola con la que los tres asaltantes intentaron intimidarles, y según mantienen las dos acusaciones particulares personadas en el proceso, llegó a efectuar con ella dos disparos, uno contra el miembro de la seguridad y otro al techo, que fallaron en su detonación.

Fue, siguiendo el relato de hechos que presentan propietaria y vigilante, en el momento en que este trabajador reclamó la ayuda de los dos dependientes y se abalanzó sobre el hombre que le tenía encañonado y agarrado por un brazo. Según mantiene este perjudicado, el asaltante accionó el mecanismo de disparo y llegó a oírse el sonido del gatillo pero el arma no detonó, como tampoco ocurrió cuando el ladrón intentó un segundo tiro, este al aire. Intentó entonces montar la pistola con la mano izquierda y ese fue el momento que el personal aprovechó para echarse sobre él y desarmarlo en un forcejeo que acabó con todos en el suelo. Entretanto, los otros dos encapuchados huían del establecimiento sin llevarse dinero ni ninguno de los efectos a la venta.

la pena mínima

En su escrito de conclusiones, la Fiscalía admite que se produjeron dos disparos, pero estima que fueron dirigidos ambos al techo y, por tanto, descarta el intento de homicidio, al igual que hace el abogado que representa al acusado, el penalista Manuel Ferreiro.

En cuanto a los delitos de robo con intimidación y uso de armas y tenencia ilícita de armas, la defensa solicitará del tribunal la pena mínima, mientras que Fiscalía y acusaciones coinciden en reclamar por el primero tres años y cinco meses, y dos años más por el segundo.

Estas partes también reclamarán indemnizaciones por las lesiones que sufrieron en el suceso los trabajadores implicados, y que podrían costarle al único encausado algo más de 1.800 euros.

Comentarios