domingo 20/9/20

El petróleo crudo concentró el 36% de la mercancía movida en los muelles según la memoria del Puerto

Productos como el carbón, el coque y el maíz son los otros tráficos básicos para la infraestructura

Los muelles de Langosteira ya son fundamentales para las estadísticas portuarias
Los muelles de Langosteira ya son fundamentales para las estadísticas portuarias

La Autoridad Portuaria suele dar a conocer el volumen de los tráficos y las principales mercancías movidas por meses pero es cuando salen las memorias portuarias cuando de verdad se ve reflejada la importancia real que cada producto tiene en el balance de negocio del Puerto. El petróleo crudo, fundamentalmente para Repsol, es uno de los elementos que mantiene en cifras elevadas los movimientos de graneles líquidos en A Coruña y la memoria de 2017 refleja que más de una tercera parte de las toneladas que se cargaron y descargaron en los muelles fueron de este producto. En las primeras posiciones también se sitúa un granel agroalimentario más curioso: el maíz, que es una de las materias primas que mejores resultados ha dado desde siempre a las empresas estibadoras que operan en el complejo industrial.

Los movimientos de petróleo crudo son de los más habituales en los pantalanes de la refinería y, de hecho, tal es el potencial de desarrollo en este tipo de graneles líquidos que Repsol ya trabaja en trasladar parte de sus operaciones a la nueva dársena de Langosteira y otra compañía también se beneficiará de la tubería habilitada por la Autoridad Portuaria en las obras del Puerto Exterior. Aunque todavía queda capacidad de crecimiento, la importancia de esta mercancía es tan grande que el año pasado representó el 36% del total de toneladas movidas en los recintos portuarios. 

La cifra concreta fue de 5.306.628 toneladas, a las que habría que sumar otros derivados como el fueloil (837.897 toneladas), el Gasoil (889.578) y la gasolina y el petróleo refinado (541.086). Igualmente en los pantalanes petroleros hubo entrada y salida de biodiesel (30.904 toneladas) y de bioetanol (127.784) y la lista de elementos líquidos se alarga, vinculada prácticamente en todos los casos a la refinería.

Melaza y aceite de palma
Curiosamente, en el documento sobre la gestión publicado por el Puerto, el pasado ejercicio también se contabilizaron en A Coruña 20.424 toneladas de un producto tan curioso como la melaza y el actualmente temido aceite de palma pasó por el recinto en un cómputo próximo a las 80.000 toneladas. 

Sin embargo, son dos productos enmarcados en la categoría de graneles sólidos que no necesitan de instalación especial para ser tratados los que comparten las primeras posiciones en cuando a volúmenes con el petróleo crudo. A pesar de que el puerto de Ferrol es más conocido por movilizar carbón, lo cierto es que en 2017 por las dársenas locales pasaron 1.286.262 toneladas de carbón y coque de carbón. En tercera posición, pese a que también existen derivados petroleros con este tipo de presentación, se ubicó el maíz, superando también el millón de toneladas sin problema.

De hecho, como en numerosas ocasiones en los últimos años ha destacado la Autoridadd Portuaria, los graneles agroalimentarios son muy importantes para los balances globales. Y en los últimos años la gestión de estos no ha parado de crecer en parte gracias a la creciente actividad en Langosteira, donde están presentes con distintas instalaciones las tres principales estibadoras que operan en A Coruña Galigrain, Pérez Torres y Terminales Marítimos de Galicia (TMGA). 

Entre todas también se encargan de transportar cebada, trigo, piensos y forrajes, harina de colza y de soja e, incluso, sal, llegando a las 6.424 toneladas. De alguna manera también ligado a los animales, se trabajó con más de 46.400 toneladas de abonos.
Aunque no con los mismos niveles de tráficos, a excepción del alambrón (245.996 toneladas) y la palanquilla (441.157), la mercancía general también es fundamental para los ratios finales de cada ejercicio. En general desde A Coruña o hacia la ciudad se movilizan muchos materiales destinados a la construcción como son los hierros, la varilla, la maquinaria, el granito en bloque, la madera, el vidrio o el tablero, tanto de fibras como de partículas. Eso sí, como destacado puerto pesquero, en 2017 también por vía marítima salieron 388 toneladas de pescado congelado.

Comentarios