viernes 23/10/20

El pesquero “Ana Geli” de la cofradía de Mera se hunde en el pantalán de La Marina

La embarcación “Ana Geli”, dedicada a la pesca de artes menores,  se hundió ayer mientras estaba amarrada en el pantalán pesquero de La Marina. En su camino hacia el fondo por causas que al cierre de esta edición se desconocían hizo volcar a la planeadora “Josefa Iglesias”, que estaba justo al lado.

Los amarradores utilizaron papel para retirar restos de gasoil
Los amarradores utilizaron papel para retirar restos de gasoil

La embarcación “Ana Geli”, dedicada a la pesca de artes menores,  se hundió ayer mientras estaba amarrada en el pantalán pesquero de La Marina. En su camino hacia el fondo por causas que al cierre de esta edición se desconocían hizo volcar a la planeadora “Josefa Iglesias”, que estaba justo al lado. La Autoridad Portuaria tiene previsto reflotar hoy el buque, que pertenece a la Cofradía de Pescadores de Mera.
Los pantalanes de La Marina pegados a la zona de amarres deportivos del Real Club Náutico aparecieron ayer más vacíos que de costumbre. Por la mañana, y por motivos que todavía no se han aclarado, el pesquero “Ana Geli” se fue al fondo. Pronto se dio aviso a las autoridades, que permanecieron en la zona durante el resto de la jornada supervisando las labores de control del vertido de gasoil y los trabajos de los técnicos para tratar de reflotar el barco. 
Mientras al borde del paseo de La Marina la Guardia Civil y la Policía Portuaria mantenían acordonada una zona, en los alrededores se fueron agolpando curiosos que iban y venían siguiendo la evolución de las tareas para evitar que el gasoil que se salió de los depósitos del buque se extendiese. 
Una de las primeras medidas que tomó el departamento de Medio Ambiente del Puerto fue la colocación de las barreras anticontaminación para evitar que el carburante que hubiese en los depósitos se propagase por toda la ensenada. Desde la Cofradía de A Coruña explicaron que esta decisión es lógica porque cuando un buque se va al fondo todo el gasoil se sale de los tanques (que a su vez de llenan de agua) y sube a la superficie. Según aclararon los depósitos tienen varios orificios para evitar que se generen gases y, por eso, se dan este tipo de situaciones. 
En la pasarela flotante pegada al muro de La Marina el espacio se repartió entre los armadores de los dos barcos –el “Ana Geli” se llevó consigo al fondo parte de la pasarela que lo separaba de otra embarcación, la “Josefa Iglesias”, que a su vez volcó–, los ingenieros y otros expertos y los amarradores del puerto. 
Estos últimos fueron los encargados de ir retirando todo el carburante que podían del agua mediante un rudimentario método: tiraban papeles absorbentes al mar y a los pocos minutos los sacaban completamente teñidos de rosa por la sustancia.
Cada vez que llenaban un cubo, depositaban su contenido en una barcaza de recogida de basuras que desplazaron hasta el lugar. Esto se producía mientras otros amarradores ataban la planeadora al “Frisán”, el buque que estaba atracado al otro lado, y con su embarcación empujaban al primero para tratar de enderezar la pequeña embarcación. 
Pronto se hizo de noche, por lo que según la fuentes de la Autoridad Portuaria las tareas para reflotar al “Ana Geli” se retomarán esta mañana. n

Comentarios