• Viernes, 17 de Agosto de 2018

El perito del NGB dice que no se avisó del ajuste porque resultaba “evidente”

“Es como si compras una casa por un valor de mercado de 20.000 euros cuando el valor catastral es de 200.000. Lo normal es esperar que el valor catastral se ajuste”. Con esta analogía, el perito de la defensa, José Luis Sanchidrián.

El perito del NGB dice que no se avisó del ajuste porque resultaba “evidente”
El último día del juicio de Gadisa contra NCG y el FROB se celebró ayer	susy suárez
El último día del juicio de Gadisa contra NCG y el FROB se celebró ayer susy suárez

“Es como si compras una casa por un valor de mercado de 20.000 euros cuando el valor catastral es de 200.000. Lo normal es esperar que el valor catastral se ajuste”. Con esta analogía, el perito de la defensa, José Luis Sanchidrián, dejaba claro en su intervención en la sala primera de los juzgados de primera instancia por qué nadie de NG Banco mencionó a Gadisa el ajuste retroactivo que iba a sufrir la entidad antes de que comprara las acciones por valor de 10 millones de euros, el 12 de enero de 2012.
“Ese ajuste era evidente, de hecho se menciona en el documento que recuerda que NGB es un negocio conjunto, producto de la fusión de Caixa Galicia y Caixa Nova en 2010, y que sus cuentas eran provisionales.
Eso explicaría por qué no se dijo específicamente a los 18 industriales gallegos que iban a invertir 70 millones en la nueva entidad (Gadisa solo es uno de ellos) que a finales de 2011, con la entrada del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria FROB en la entidad, su valor se desplomaría: había sido tasada por el FROB en 181 euros cuando el valor que le atribuía el entonces presidente, José María Castellano, era de 2.646, correspondiente a 2010. Además, los inversores compraron las acciones al mismo precio con el FROB aunque con un interés algo más elevado, de alrededor del 12%.
No era de la misma opinión José Enrique Rovira el perito que presentó la acusación, que señalaba que se le habían hecho tres auditorías al NG Banco y que estaba bajo la supervisión del FROB, así que nadie podría sospechar que algo podía ir mal. Se suponía que la entidad estaba saneada. “Eso supone que los activos superan los pasivos y que puede hacer frente a los compromisos de pago”, aclaró Rovira.
 
descapitalizada
Así que el negocio que vendió Castellano a los inversores marchaba bien solo sobre el papel, según la acusación, porque los ajustes contables que se iban a hacer lo convertirían en una entidad descapitalizada, que no cumpliría los requisitos mínimos de ratio de capital exigidos por el Banco de España y el FROB, que entraría a formar parte de la entidad el 30 de septiembre de 2011.  
Las nuevas cuentas correspondientes a 2011 no se hicieron públicas hasta marzo de 2012, pero incluso a finales del año anterior los ajustes ya eran inevitables. El 10 de enero se envió un balance al Banco de España que indica que será necesarios 948 millones de euros para mantenerla a flote. Pero incluso así, la defensa mantiene que fueron los ajustes normativos que se hicieron después, como la rebaja del valor de la cartera inmobiliaria o el aumento de la provisión, lo que condujo al rescate a NGB y a la pérdida de la inversión .