martes 22/9/20

La peatonalización en A Coruña como avance social e impulso comercial

La ciudad se incorpora poco a poco en el modelo de la peatonalización, una forma de vida que ya triunfa en ciudades europeas y con Pontevedra como referente más cercano
La zona de La Marina que cerró el paso al tráfico en el año 2016 | quintana
La zona de La Marina que cerró el paso al tráfico en el año 2016 | quintana

Una calle solo para peatones, sin interrupción de tráfico ni gases contaminantes en el aire. Esta es la teoría de una peatonalización eficiente, presente en zonas de la ciudad desde hace años y que proyecta un modelo de revitalización para barrios y calles de cualquier urbe. La Ciudad Vieja, la calle Barcelona, La Marina, y ahora las calles de Marchesi y de Compostela, aunque de forma temporal. A Coruña está implantando este modelo poco a poco, con la esperanza de que mejore la calidad de vida de los habitantes.

El Ayuntamiento anunció la pasada semana que estas dos últimas estarán cortadas al tráfico durante Navidad con el objetivo de enriquecer el comercio en las respectivas áreas. Una decisión que ya celebran los comerciantes de ambas zonas. “Es una medida lógica que puede darle mucha vida a esta calle, ya que, por ejemplo, la plaza de Benito Blanco Rajoy es muy poco atractiva”, explica Ramón Domínguez, un comerciante de la zona de Cuatro Caminos. 

En el caso de la calle de Compostela, en el Ensanche, se concentran algunas de las principales tiendas de moda en A Coruña. Esta arteria comercial también espera un beneficio conjunto para los establecimientos. “Ayudará a vender en épocas puntuales y hará más cómoda la compra”, sostienen desde la Asociación de Comerciantes Distrito Picasso.

La peatonalización fue anunciada por el concejal de Movilidad, Juan Díaz Villoslada, al tratarse de dos calles con “poca afluencia de tráfico en el día a día”. El corte a los vehículos se realizará durante las vacaciones escolares, del 21 de diciembre al 6 de enero. “Se espera obtener beneficios facilitando al comercio que la gente pueda pasear con más calma y más espacio para hacer sus compras”, explica el concejal, quien añade que “por ahora no están previstas otras peatonalizaciones”. Sin embargo, esta decisión servirá para realizar un estudio para posibles reestructuraciones futuras. “Queremos valorar los resultados de estas, no solo por su impacto comercial sino también para ver cómo mejora la movilidad peatonal”, confirma Villoslada.

Dos fechas clave han marcado la historia de la ciudad en los últimos años. El 8 de abril de 2016 y el 25 de junio de 2018. La primera, el cierre al tráfico de La Marina; la segunda, la más reciente, la peatonalización de la Ciudad Vieja. Una medida exitosa y otra que todavía no ha resultado beneficiosa para los comercios y los vecinos de la zona, que se encuentran en negociaciones con el Gobierno local para hallar una propuesta que ponga fin a lo que consideran un abandono del barrio.

La calle Barcelona, pionera 
Si hay una zona de la ciudad herculina que gozó de una peatonalización beneficiosa para todos los residentes fue la calle Barcelona, cortada al tráfico hace ya 25 años. “Nuestra valoración a día de hoy es muy positiva, los años pasan y las circunstancias comerciales avanzan y ya no son las que eran, pero la peatonalización de la travesía fue un hecho que influyó a todo el comercio y los vecinos”, explican desde la Asociación de Comerciantes de la zona. 

En un área que aglutina un total de 150 comercios, “el corte al tráfico facilitó mucho el tránsito peatonal y aportó tranquilidad para ver escaparates de una forma más pausada”, reconocen. Un pequeño “centro comercial” en el que, pese a la crisis, los establecimientos aguantaron juntos y “en el tramo más grande, desde Villa de Negreira a la avenida Finisterre, solo han cerrado cinco comercios a lo sumo”, dicen desde la asociación.

¿Pero cómo fue este cambio en los años noventa? “En su momento todo el mundo tenía un poco de miedo porque antes se circulaba con más fluidez y la gente iba en coche a todas partes”, sostienen los comerciantes. En una época en la que la que gente era más reticente a dejar atrás las costumbres, “conocíamos otras calles peatonales en el país como la calle de Preciados de Madrid y nos parecía muy buena idea traer un modelo así a la ciudad de A Coruña”, añaden.

El resultado fue la mejora, no solo comercial, sino de calidad de vida. “Sirve de paseo a todos los viandantes porque es una calle larga y recta, que se mantiene limpia y que se ha convertido con el paso de los años en un lugar de esparcimiento, concluyen los comerciantes de la calle Barcelona.
No hay que ir muy lejos para encontrar un modelo de peatonalización que ha servido para cambiar por completo el tránsito de una urbe y mejorar, señalan, la calidad de vida de todos sus habitantes. 

Todas las ciudades con este plan de poner al peatón por delante miran hacia Pontevedra, donde, en poco más de 18 años, se ha logrado que más del 70% de los desplazamientos urbanos se hagan a pie o en bicicleta. Pero no solo esto, sino que las emisiones de CO2 en el centro urbano se han reducido un 88%. En 2015 la ciudad recibió el premio ONU Habitat por su modelo urbano peatonal, y hace un par de semanas el diario británico “The Guardian” calificó al municipio pontevedrés de “un paraíso”. 

Una A Coruña más sostenible
En A Coruña, Carlos Negreira fue el impulsor del túnel de La Marina y la recuperación de la superficie para el peatón, pero durante la época de la Marea Atlántica el proceso notó una notable lentitud. Ahora, el Gobierno de Inés Rey parece tener la voluntad de convertir la urbe en un ejemplo de sostenibilidad. El concejal de Urbanismo, Juan Díaz Villoslada anunció en septiembre que el objetivo es ampliar el tramo restringido al tráfico en el centro, que ahora comprende desde Puerta Real a la Autoridad Portuaria, para que abarque los Cantones. 

“Estamos haciendo estudios técnicos previos para analizar la extensión del modelo de La Marina hasta Obelisco y hasta plaza de Mina, pero viendo su integración en cada ámbito”, anunció el concejal. Así, “estudiarán su interacción en los jardines de Méndez Núñez y cómo serían las alternativas al tráfico, así como del transporte público y de los residentes”. Habrá que esperar a los resultados del corte de tráfico en Marchesi y Compostela para ver si A Coruña está preparada para dar el paso.

Comentarios