domingo 9/8/20

“A partir del próximo año, una vacuna reducirá los enfermos por el papiloma”

WILLIAM CHRISTOPHER MATHEWS DOCTOR DE LA UNIVERSIDAD DE SAN DIEGO (CALIFORNIA)

Todavía no ha llegado a España, pero “a partir del próximo año,  una nueva vacuna que protegerá de nueve serotipos reducirá los enfermos por el papiloma humano”. 

Mathews cree que la vacuna se debe poner a todos los niños          quintana
Mathews cree que la vacuna se debe poner a todos los niños quintana

Todavía no ha llegado a España, pero “a partir del próximo año,  una nueva vacuna que protegerá de nueve serotipos reducirá los enfermos por el papiloma humano”. El posible inconveniente es que aunque no tiene el precio fijado, el doctor William Christopher Mathews, de la Universidad de California prevé que será más cara que las dos que ya circulan por Europa. Las que van directas a combatir el cáncer y las que evitan lo que se conoce como “verrugas”.
El médico explicaba ayer en el noveno curso “Avances en infección VIH y hepatitis virales”, que juntará entre ayer y hoy a 120 especialistas en Afundación, los adelantos que desde San Diego se dan sobre un mal que se extiende como la espuma porque no hay tratamiento y la transmisión no se evita con preservativo: “El papiloma está en la piel y es fácil que se contagie con el roce”. Es por eso que uno de los mayores especialistas mundiales en el tema apostaba por la inyección como la única forma de frenarlo, sobre todo, en niños que todavía no son sexualmente activos.
En estos casos, Mathews asegura que la efectividad para ellas es del 70% ante una infección que produzca cáncer cervical y del 90% en el caso de los tumores anales. Precisamente, el médico se detenía en este último punto para reclamar la vacuna también para los niños, algo que en Estados Unidos ya se está haciendo. Y es que los casos de cáncer anal han aumentado mucho en los últimos años. Para los que ya sobrepasan la edad y han mantenido relaciones, el preparado evitará la entrada de serotipos que no están instalados en el cuerpo. Contra los que ya están, es inefectivo.
El hecho de que no haya una prueba fiable que teste los virus con los que convive cada uno, impide saber a ciencia cierta su éxito. Con todo y eso, la vacuna contra el virus del papiloma es la más combativa en cuanto a la inmunización. Al mismo tiempo, el especialista afirmaba que hay un mayor conocimiento y esto permite entrar en otro ámbito: el pinchazo terapéutico, que se dirige a las personas enfermas.
De esta forma, este tratamiento hará en un futuro que los anticuerpos generados por el cuerpo de los infectados activen las defensas para que las células regresen. Y no se tornen malignas. En este aspecto, el equipo de San Diego estudia el porcentaje de enfermos que progresan y los que regresan, que son los que vuelven a la normalidad.
Analizan los factores que influyen en el desarrollo de la enfermedad como la tipología del virus: “Determinados serotipos tienen predisposición a convertir las células en cancerígenas”, el estado de la piel y el sistema inmunológico del paciente, que provocará que las lesiones avancen con mayor rapidez o no: “Una persona que está recibiendo quimioterapia no puede luchar de la misma manera”.
A falta de consolidar este tipo de vacunas terapéuticas, Mathews defiende que ningún niño se debe quedar sin recibir las tres dosis estipuladas, antes de que la nonavalente sea una realidad en España. 

Comentarios