• Jueves, 18 de Octubre de 2018

El partido de hoy en Riazor será el último con aficionados reubicados

Los aficionados del Deportivo sufrirán en el partido de esta noche frente al Elche la última reubicación debido a las obras que se están llevando a cabo en la cubierta del estadio de Riazor.

El partido de hoy en Riazor será el último con aficionados reubicados
Estado de la grada de Marathón el pasado sábado | patricia g. fraga
Estado de la grada de Marathón el pasado sábado | patricia g. fraga

Los aficionados del Deportivo sufrirán en el partido de esta noche frente al Elche la última reubicación debido a las obras que se están llevando a cabo en la cubierta del estadio de Riazor.


El concejal de Cultura, Deporte y Conocimiento, José Manuel Sande, confirmó ayer que las últimas previsiones se mantienen y los trabajos no volverán a impedir que algunos socios del club acudan a sus localidades en el siguiente duelo que la entidad afrontará como local y que tendrá lugar el día 27 de este mes.

Las obras de renovación de la cubierta entran en su recta final y el de esta noche será el cuarto encuentro que conlleve una reubicación de aficionados. Frente al Sporting de Gijón fueron más de ocho mil los afectados, mientras que contra el Granada fueron más de nueve mil. 

En el último duelo de los blanquiazules como locales, el pasado domingo ante el Málaga, esta cantidad se redujo ostensiblemente y estuvo por debajo del millar, lo mismo que sucederá hoy en el partido contra el Elche. Además, el Deportivo disputó las tres primeras jornadas de campeonato como visitante después de solicitarlo a La Liga.
Los trabajos que afectan al interior del estadio concluirán este mes y ya no afectarán a los aficionados en el choque ante el Reus. 

Mientras, las labores en el exterior del estadio de Riazor podrían extenderse un poco más y llegar hasta los primeros días de noviembre. “Como moito a inicios de novembro deberá estar todo rematado”, expuso José Manuel Sande.
Además de las molestias que producen las obras en el interior del estadio también hay otros efectos en el exterior.
Los elementos de obra y las protecciones de seguridad en torno al recinto también fueron objeto de protesta por parte de algunos de los aficionados que acudieron en las últimas semanas al estadio.


Algunos mostraron su preocupación debido a los estrechos pasos que quedaron habilitados en algunas zonas exteriores como a la salida de las gradas de Marathón o Tribuna. La alta confluencia de personas a la conclusión de los partidos unida a los reducidos pasos que había en estas zonas hacían que el tránsito de aficionados fuese muy lento.


La preocupación se producía entender que se generaría una situación peligrosa en caso de que hubiese una emergencia, algo que en los cuatro partidos que se celebraron durante el transcurso de las obras no sucedió.
Los trabajos comenzaron a finales del pasado mes de mayo y se estableció un tiempo de ejecución de tres meses, pero finalmente la obra se irá hasta los cinco meses de duración.