martes 22/9/20

La pandemia, otro obstáculo más en la carrera de fondo de los opositores

Al desgaste que supone estudiar una oposición se ha sumado, con la crisis del coronavirus, la incertidumbre y el agobio; los estudiantes coruñeses relatan cómo viven esta inédita situación
Las últimas oposiciones del Sergas, convocadas el pasado febrero | efe
Las últimas oposiciones del Sergas, convocadas el pasado febrero | efe

Entre las muchas consecuencias que la pandemia del coronavirus ha tenido para la ciudadanía se encuentra la paralización de la oferta pública de empleo y los opositores coruñeses se debaten ahora entre una mezcla de incertidumbre, agobio y un cierto alivio al tener más tiempo para preparar sus exámenes.

Algunas academias, como la de Alberto Vázquez, han tenido que cerrar y han implantado las clases virtuales. “Mi oposición, al no ser anual, está convocada y será en algún momento, pero este año difícil lo veo. No sabemos nada”, señala el coruñés, que se prepara para ser técnico de laboratorio del Sergas, y afirma que el confinamiento le ha trastocado su rutina de estudio .

Patricia Varela estudia para obtener una plaza como profesora de Educación Secundaria. “Ahora mismo estoy mejor que antes de saber si se suspendían o no las oposiciones. Lo peor fue esa incertidumbre, porque yo estaba en las listas de sustituciones y estaba a punto de que me llamasen. Con lo cual, si había oposiciones yo tenía que empezar de cero otra vez, porque no me iban a guardar la nota del año pasado”, apunta, y añade que sintió nervios hasta que no se supo lo que iba a pasar.

“Seguí con mis clases online con la academia y no quería perder el objetivo de que el examen era en junio, pero me costaba mucho concentrarme. Cuando supe que se cancelaban fue un alivio por dos motivos, ya que me sigo manteniendo en la lista para el año que viene y porque estoy en ERTE en mi trabajo y aprovecho este tiempo para cerrar bien mi programación y mis unidades didácticas”, indica Varela.

Thais Río, aspirante a una plaza en la Guardia Civil, asegura que al principio de esta crisis lo pasó “muy mal”. Es el segundo año que oposita y eso ha supuesto doblar el temario que ha de aprenderse. “Estudiar en casa no es lo mismo, hay distracciones. Y antes teníamos una fecha orientativa, era aproximada pero se solía cumplir. Ahora no sabemos fechas, número de plazas, organización de las sedes para los exámenes... y eso hace que la cabeza nos dé muchas vueltas”, comenta Río.

Prioridades

Los estudiantes saben que lo primero es velar por la salud de la ciudadanía, pero ahora que ha comenzado la desescalada confían en que vuelvan las oposiciones.

“Las de la Guardia Civil algún año fueron en septiembre, pero podría haber un rebrote del virus en esa fecha. Es una situación inédita, pero no hay que perder la esperanza. Ante la adversidad hay que crecer”, dice Río.

Otro de los miedos de los opositores es el contagio en pruebas tan masificadas. “Es complicado pensar en una plaza cuando está muriendo tanta gente”, subrayan.

Comentarios