viernes 4/12/20

Dos paisajes y un jurado convencido

Para “Montaña en sombra”, que hoy se alza con el primer premio de la decimotercera Mostra Internacional Gas Natural Fenosa, el vigués Lois Patiño acudió al paisaje.

Un total de 50 obras de la Mostra se pueden ver en el MAC patricia g. fraga
Un total de 50 obras de la Mostra se pueden ver en el MAC patricia g. fraga

Para “Montaña en sombra”, que hoy se alza con el primer premio de la decimotercera Mostra Internacional Gas Natural Fenosa, el vigués Lois Patiño acudió al paisaje. Lo filmó con un teleobjetivo con el fin de aplanar la profundidad de campo y el resultado fueron personitas como insectos, que caminan por la piel de un animal o células cazadas a golpe de microscopio. Dice el  autor que buscaba jugar con la relación del hombre en su hábitat natural, pero también con el binomio pintura y cine.
De esa forma, trabajó la distancia. Se alejó de la figura y los que, en realidad, son esquiadores en una montaña, crean confusión desde esa perspectiva tan difusa. Su pieza se mueve entre lo abstracto y lo figurativo en medio de una exposición que se inauguraba ayer en el MAC y que condensa 50 propuestas, de las que 42 son nacionales –15 gallegas– y ocho extranjeras.
Se eligieron entre las 602 totales que se presentaron a la convocatoria. En el escaparate de nuevos talentos distribuidos por el mundo, sobresale un gallego por querer hacer de una pantalla, un lienzo en blanco. Además, se da la casualidad de que la obra premiada se puede ver en la colección que ofrece la galería Vilaseco-Hauser del artista y que recibe un impulso con el galardón.
En segundo y tercer lugar, quedaban las piezas de los vascos Iñaki Gracenea y José Ramón Ais tituladas “Cahiers des fleurs-jxa” y “Parque natural 2”. Por otro lado, el Ayuntamiento quiso distinguir con el premio Julián Trincado al lalinés Álvaro Negro por la obra “Estela II”.
Se trata de un díptico que tiene su origen en un proyecto de videoinstalación. Cuando el creador clavó las piquetas de su tienda de campaña en Monteagudo, A Estrada, y durante tres años estuvo haciendo una película del lugar y de cómo evolucionaba a lo largo de las estaciones.

experiencia
De esa experiencia, Negro cogió recortes y sin querer el paisaje que quiso recrear se levantó con una estela como eje central y elementos paisajísticos a ambos lado con una parte de noche y otra de día.
Explicaba Negro que una es más abstracta que la otra y que al final pone sobre el tapete a las luces y a las sombras. Lo óptico se alía con lo táctil y la pieza adquiere formato de pantalla con un fondo negro. Los colores son los verdes que grabó en Monteagudo con una luz un poco fría a un lado, que da sensación de nocturnidad, y otra más viva.
Ambas creaciones se enmarcan en una mostra que se podrá visitar hasta el 26 de octubre como un espejo del presente y a la que ayer le cortaban el lazo el alcalde Carlos Negreira, acompañado del delegado de Gas Natural, Manuel Fernández; el conselleiro de Cultura, Jesús Vázquez; la directora del museo, Carmen Fernández y el presidente del jurado, Antón Castro.

Comentarios