Los padres critican el alto coste y la escasa oferta de actividades de verano para sus hijos

Para muchos padres coruñeses, los dos meses y medio de vacaciones de sus niños suponen hacer encaje de bolillos para darles ocupación en su tiempo libre sin que esto suponga caer en números rojos.

Los padres critican el alto coste y la escasa oferta de actividades de verano para sus hijos
Groupon señala que las familias gallegas gastan una media de 418 euros en actividades de verano para sus pequeños
Groupon señala que las familias gallegas gastan una media de 418 euros en actividades de verano para sus pequeños

Para muchos padres coruñeses, los dos meses y medio de vacaciones de sus niños suponen hacer encaje de bolillos para darles ocupación en su tiempo libre sin que esto suponga caer en números rojos.


Y es que una encuesta realizada por Groupon asegura que las familias gallegas gastan una media de 418 euros en actividades de verano para tenerlos entretenidos mientras ellos trabajan. En la ciudad, como en todas, los abuelos siguen siendo el comodín de oro. Sin su disponibilidad, el bolsillo solo deja de temblar si los pequeños tienen la suerte de que su nombre salga en el sorteo de los campamentos municipales gratuitos.


Los otros, los talleres temáticos ya tienen un coste de 15 euros y son matutinos. Les llaman los “campacoles” y duran cuatro días en distintos colegios con opción de desayuno y comedor, por cinco y 20 euros más por turno. También están los que se desarrollan en los centros cívicos y que cuestan 26 euros la quincena, 32 si se amplía una hora más, nueve euros más que hace dos años y que están muy solicitados. Fuera de esto, el resto de alternativas se cotizan muy alto.


La Diputación capitanea un campamento deportivo del 26 de agosto al 1 de septiembre, que implica 80 euros a la cartera. Entre los distintos espacios que lanzan sus apuestas, solo una, la del colectivo juvenil Abeiro, es de coste cero.


Allí, en Monte Alto, los pequeños pueden descubrir “una ciudad llena de vida” de lunes a viernes, de 12.30 a 13.30 y de 16.00 a 19.00 horas. Y es que la mayoría de la oferta permite que los padres puedan seguir con sus rutinas, pero durante media jornada.


La otra queda a expensas de una segunda actividad, de que la conciliación familiar y laboral funcione o de que un allegado meta un flotador y una toalla más en la bolsa de la playa. Irene Fernández es madre de dos adolescentes. El mayor está a punto de llegar de Canadá, donde disfrutó de una beca de la Fundación Amancio Ortega.


El pequeño, Pablo, de 15 años, es uno de los que gozará del campamento municipal del 3 al 14 de julio: “Es de multiaventura, conocerán el entorno y harán geocaching, búsqueda del tesoro e incluso snorkel”.


Esto solo sumará nueve días del calendario estival. El resto lo pasará en Cerceda con los abuelos y en agosto, podrá atenderlo su pareja que coge vacaciones. Por su parte, Vanessa Vilas, de Carral, se enfrenta a un almanaque donde solo podrá respirar a gusto dos semanas porque su pequeño las pasará con familiares. Después lo apuntó a natación, que son 25 euros al mes, y durante el día, tiene la suerte de disponer de sus padres: “Pero muchos tienen que anotarlos en campamentos de 70 euros, y en extraescolares como equitación, informática, patinaje o fútbol, que rondan los 20 euros cada una”.

Precios
Aún así, afirma que su concello realiza un buen trabajo. Y es que si uno abre el abanico de opciones, los precios por una semana en un campamento de pago apenas bajan de los 100 euros. Si son cuatro, los tutores alcanzan los 400 de los que habla el sondeo. Esto en caso de tener un solo vástago. Así es como en Square ofrecen sesiones de robótica por 125 euros semanales. La escultura y la pintura en inglés, dos días a la semana, se cotiza en Monty4 a 70 euros y una semana aprendiendo a montar a caballo sube a los 728 euros en Granxa do Souto.


Belas Artes organiza uno de cuatro días titulado “Del autorretrato al selfie” por 25 euros. En la Seoane, hacen descuentos si son más de uno los miembros de una familia con ganas de pilotar un proyecto artístico y en Afundación, los niños se moverán entre piratas y especies marinas en campamentos lugrisianos segmentados por edades de cuatro días, a doce euros y 20 euros.