jueves 26/11/20

Padre Rubinos cede su sede de Labañou para suplir el centro Abeiro

El Gobierno local volverá a tener así un centro de baja exigencia tras el cierre del de Orillamar en 2019
La Institución Benéfica Padre Rubinos cederá su antigua sede al Ayuntamiento | Quintana
La Institución Benéfica Padre Rubinos cederá su antigua sede al Ayuntamiento | Quintana

Tras el cierre del centro Abeiro, al no cumplir con la normativa, la ciudad se quedaba sin una infraestructura de baja exigencia, carencia que suplirá la antigua sede de la Real Institución Benéfico-Social Padre Rubinos en la avenida de Labañou, la cual será cedida al Ayuntamiento.

El anuncio lo realizaba ayer por la mañana la alcaldesa, Inés Rey, que agradecía a la institución la disposición de este edificio. El Gobierno municipal tendrá ahora que adaptarlo a las necesidades del servicio que pretende ofrecer allí. Para ello, invertirá algo más de medio millón de euros, enmarcados dentro de la estrategia Eidus, financiada en un 80% por el Fondo Europeo de Desarrollo (Feder). La reforma de este bloque de cuatro plantas se tendrá que realizar en diferentes fases.

Rey defendía ayer esta actuación, ya que servirá para volver a ofrecer unos servicios sociales “tan necesarios e que temos a obriga de ofrecermos para protexer a cidadanía”.

También indicaba agradecida la alcaldesa la celeridad en la respuesta del presidente de la institución, Eduardo Aceña, quien respondió a la propuesta municipal en tan solo unos días, mostrando su entera disposición para esta transformación.

Instalaciones de Orillamar
Gracias a esa celeridad, la regidora aseguró que se podrán agilizar las obras para ofrecer el servicio a la ciudadanía, “un servizo esencial de Benestar Social en condicións seguras”, indicaba Rey, ya que el anterior centro de baja exigencia, Abeiro, situado en Orillamar, tuvo que ser cerrado al no cumplir la normativa.

El principal defecto que padecía Abeiro era que sus dimensiones no eran las correctas, ya que su techo era demasiado bajo. Se planteó una reforma, pero resultaba inviable, ya que no había espacio para adaptarse a las normativas.

El centro Abeiro comenzó a operar en junio de 2017 y, en su primer año se atendió a 167 personas 3.429 veces. Al año siguiente se superó esta cifra, al incrementarse en un 62,4%, llegando a superar las 5.100 atenciones.

El presupuesto que manejaba el centro en ese último ejercicio era de 193.032 euros. En concreto, esta unidad atendía a las personas sin hogar de manera directa, sin necesidad de cita previa mediante un servicio de atención básica nocturna de prevención hacia situaciones de exclusión.

Comentarios