viernes 15/1/21

Pablo Gallego y Antón Sáez | “Más de la mitad de los locales de hostelería que abren no llegan al año”

“Independientes y solucionadores”. Así definen al ente dos de sus miembros. Con Alfonso Salazar como presidente y Pablo Gallego como portavoz, buscan una ley justa de terrazas y ofrecer información a los emprendedores

Los representantes aseguran que hay mucha falta de información | quintana
Los representantes aseguran que hay mucha falta de información | quintana

“Independientes y solucionadores”. Así definen al ente dos de sus miembros. Con Alfonso Salazar como presidente y Pablo Gallego como portavoz, buscan una ley justa de terrazas y ofrecer información a los emprendedores, para que sepan que detrás de los fogones que no se apagan nunca, hay una buena gestión. Empezarán reuniéndose con las instituciones.

¿Por qué se juntan?
Había que hacer algo porque los que están, están de adorno. Cuando hay problemas a nivel licencias o permisos, tenemos la sensación de estar solos. Vemos que se abren locales sin criterio y hay mucha falta de información. En la ciudad se está dando una sobresaturación y nadie lo está atajando.

¿Cuáles son esos problemas?
Queremos que el convenio de Turismo para impulsar la ciudad, donde la hostelería forma parte como estrategia, refleje horarios más amplios en las terrazas. En la actualidad, se pueden tener hasta las 23.30 horas, por lo que si vienes a las 22.00, tienes que cenar rápido. Creemos que hacen una legislación tan compleja que es casi imposible cumplirla y si retiras las mesas a las 00.00 horas tienes la misma sanción que si estás hasta las cinco de la mañana. También crearemos una bolsa de trabajo y unas prácticas de buenas conductas, para saber qué hosteleros y trabajadores cumplen con todo. El primer paso será analizar donde no estamos representados y trabajar de forma constructiva para aportar las conclusiones a la administración y demás hosteleros.
¿Qué les pareció la solución de las chinchetas para limitar las terrazas?
La culpa es de los hosteleros por poner terrazas donde no cabían los carritos, pero debería de haber una norma que atendiera al mobiliario, porque hay quien tiene dos palos y un toldo y quien instala jaimas. Si al hostelero le dejan puede hacer una inversión con suelos de madera y demás, pero nadie va a gastar dinero para que la ciudad esté bonita si después vienen y te la quitan.

¿Qué les aconsejan a los emprendedores?
Vamos a tener un informe de números reales del sector para saber cómo se mueve porque todo el mundo piensa que montar un negocio es fácil, pero A Coruña es de las que tiene más bares por habitante y no es muy turística. Nosotros les llamamos a los locales que cierran “Walking Dead” porque son zombis y pasan por tres o cuatro dueños que no recuperan la inversión. En 2000 había la mitad de bares que hoy y el efecto Inditex con conceptos innovadores o el boom de Masterchef sobresaturó la ciudad.

¿Los nuevos conceptos benefician o perjudican al sector?
Es cierto que abrieron la mente a probar cosas nuevas, pero no todo vale. Estamos haciéndonos profesionales de una cosa de la que no tenemos ni idea, yo el primero (Gallego) y con cuatro días de cursillo, no puedes hacer de todo. Para montar un local, hay que saber de números más que la Merkel. Hay negocios que están a tope y no son rentables y otros que se quedan a la mitad y sí lo son. Queremos que todos funcionen porque más de la mitad de los que abren no llegan al año. l

Comentarios