miércoles 23.10.2019

La OSG ampliará el programa ReSuena al centro Alborada del barrio de Elviña

El programa ReSuena de la Sinfónica de Galicia ampliará su radio de acción en la segunda fase del barrio de Elviña. El gerente Andrés Lacasa confirmó ayer en una entrevista.

El centro cívico de Monte Alto lleva generando talentos desde hace año y medio 	patricia g. fraga
El centro cívico de Monte Alto lleva generando talentos desde hace año y medio patricia g. fraga

El programa ReSuena de la Sinfónica de Galicia ampliará su radio de acción en la segunda fase del barrio de Elviña. El gerente Andrés Lacasa confirmó ayer en una entrevista para Radio Coruña que la iniciativa de generar una red que autoabastezca talentos que, de otra forma, no se acercarían a la música coge forma y tendrá un nuevo apéndice en el colegio Alborada. La iniciativa, implantada desde hace año y medio en el centro cívico de Monte Alto, entrará por la puerta del centro para tratar de recibir un “sí” de los alumnos. 
La OSG se encargará del resto. Les pondrá un instrumento entre las manos y todas las facilidades para que coqueteen con violines y flautas. Lacasa señaló que una vez que completen el circuito en la ciudad con espacios situados más allá de la zona centro, la entidad quiere llegar a núcleos rurales e incluso barajan la posibilidad de extenderlo a otras ciudades gallegas. 
El proyecto toma el modelo venezolano, que sacó a 400.000 chavales de la miseria, como un ejemplo a seguir. Se trata de fomentar una especie de incubadora gracias a la experiencia de los propios músicos de la OSG, que se convierten en maestros. Bajo la premisa de que “todos somos iguales delante de una partitura”, ReSuena atiende a las realidades de criaturas con edades comprendidas entre los cinco y los 15 años o más que tienen el riesgo de quedar aislados. 
Las clases serán para ellos una terapia a la situación en la que viven frente a la de otros, que no se enfrentan a ningún peligro de exclusión, pero que se integran también en las mismas. 
Aunque la intención es que cada distrito cuente con una vía de escape relacionada con la música, hasta el momento solo Monte Alto se beneficiaba de un programa que comenzó en 2012, de la mano del coordinador Diego Zecharies. En ese momento, la Sinfónica salió a la calle para trazar un mapa muy distinto al que sale en las guías de viaje. En este, los monumentos quedaron relegados a un segundo plano para redondear con rotulador rojo los lugares con más problemática. Desde abril de 2014, la orquesta plantea la música como un juego  en grupo. 
En Monte Alto, los niños de condiciones diferentes comparten espacio en un aula, donde el adjetivo “aburrido” no va parejo al solfeo. En el centro cívico, la cadena se alimenta con grupos, que salen de ir visitando los colegios y apuntando nombres a las listas para que el resultado sea un reflejo de la sociedad. Con una primera remesa de 25 instrumentos dispuestos en fila india para los pequeños, la OSG recibió un segundo pedido a finales del año pasado. 
En Elviña, los locos bajitos esperan su turno. Con el patrocinio desde 2015 de Abanca, Lacasa asegura que no dependen de la administración. En este sentido, la entidad refuerza su compromiso social con una cantera que no entiende de prejuicios.

Comentarios