sábado 16/1/21

La ola de incendios desata en la ciudad una psicosis con cerca de 60 llamadas

Solo se registraron dos pequeños conatos en la periferia de A Coruña, ninguno 
de importancia

Varios cientos de personas se manifestaron en el  Obelisco contra la oleada de fuegos intencionados, que en A Coruña no causaron graves daños | quintana
Varios cientos de personas se manifestaron en el Obelisco contra la oleada de fuegos intencionados, que en A Coruña no causaron graves daños | quintana

La noche del domingo al lunes fue inquieta para muchos coruñeses, preocupados por la presencia de los incendios. El olor omnipresente del humo y el resplandor lejano de lo que parecían llamas impulsaron a muchos a alertar a los servicios de emergencia, contagiados por la preocupación que generaban las imágenes de los fuegos no solo en Pontevedra sino en la propia área. Al día siguiente, a la luz del día, el saldo que arrojó la noche fueron cerca de 60 llamadas y solo dos incendios reales, ambos de escasa importancia, situados uno frente a la entrada del Ágora, y otro a escasos metros campo a través, en un descampado situado detrás del colegio de San Pedro de Visma.

“La gente estaba preocupada por todos lo que estaba viendo en las redes sociales. Se les notaba que no eran bromistas, porque nos dejaban sus números de teléfono y sus nombres”, aseguran los servicios de emergencia.

Pero no solo fueron la sugestión provocada por docenas de imágenes de montes ardiendo lo que llevó a los coruñeses a marcar el teléfono de los bomberos. Las condiciones meteorológicas tampoco ayudaron: la neblina se confundió muchas veces con humo y el reflejo de los quemadores de la refinería, y su olor, al que se sumó el de los fuegos que sí se produjeron en el área, se confundió con un incendio real.


Intencionados

Pero los pequeños fuegos que sofocaron durante la noche los bomberos no fueron producto de las circunstancias, sino intencionados: primero ardió, hasta en dos ocasiones (la segunda, animada por el fuerte viento generado por el huracán Ofelia), la vegetación que crecía en el perímetro de un huerto.

El segundo, a las cuatro de la madrugada, abrasó un árbol a cien metros de la parte trasera del colegio de San Pedro de Mezonzo. Para extinguirlo, los bomberos tuvieron que invertir una hora y consumir toda el agua del camión. Mientras tanto, el parque de A Grela había enviado una dotación no solo a ayudar en al extinción de los fuegos del área, sino los que asolan a toda Pontevedra, en Soutomaior, Baiona y As Neves.   

Manifestación en el Obelisco

Tantos fuegos ha despertado una gran inquietud social, lo que ha desembocado en un manifestación en el Obelisco a la que acudieron cientos de personas que querían protestar por los daños provocados por los incendios intencionados y exigir una solución a las autoridades.

Pero el mal tiempo que comenzó ayer puede resultar un alivio para los servicios de extinción, y ha marcado el comienzo de la temporada de invierno, con la elevación de la duna de Riazor.

Comentarios