jueves 26/11/20

Los okupas pintan con grafittis la sede de la Marea Atlántica y sus alrededores

Al día siguiente todavía eran bien visibles las huellas de la protesta de los okupas de la Comandancia de Obras que llegó a reunir el sábado a las ocho de la tarde a casi sesenta personas en el Obelisco.

Las pintadas con las que los okupas llenaron las paredes de la sede de la Marea Atlántica y en numerosos puntos de la ciudad parecen dejar clara su escasa predisposición al diálogo | pedro puig
Las pintadas con las que los okupas llenaron las paredes de la sede de la Marea Atlántica y en numerosos puntos de la ciudad parecen dejar clara su escasa predisposición al diálogo | pedro puig

Al día siguiente todavía eran bien visibles las huellas de la protesta de los okupas de la Comandancia de Obras que llegó a reunir el sábado a las ocho de la tarde a casi sesenta personas en el Obelisco. Alli fueron vigiladas por agentes antidisturbios de la Policía Nacional y luego marcharon por la calle Real tras una pancarta y con antorchas y bengalas en la mano hasta la plaza de María pita, donde la Policía Local les impidió proseguir. Los manifestantes se disolvieron y pareció que allí había acabado todo pero, en realidad, la protesta continuó de otra manera: la sede de la Marea Atlántica en la plaza del Humor, así como sus alrededores aparecieron pintadas con mensajes contra del desalojo.
El grafitti más llamativo era un enorme signo del movimiento okupa, cubriendo el cartel de la Marea Atlántica pero era fácil encontrar otras pintadas por las calles aledañas, todas con mensajes poco conciliadores con el partido político que rige el Gobierno local: “Marea vende okupas”, otra que unía con un corazón a la Marea Atlántica y al Ministerio de Defensa, o “Marea, PP, PSOE, mesma merda é” (sic) compartían espacio con mensajes ya clásicos para el movimiento antisistema como “Un desaloxo, outra okupación”. o el amenazante “desaloxos son disturbios”.

En su discurso, una de los miembros del colectivo (vestida como un pulpo como muchos de los okupas, con motivo del Carnaval) recordó que cuando allanaron el recinto, en noviembre de 2016, este estaba abandonado desde hacía años, y que ellos lo convirtieron en el Centro Social Okupado (CSO) A Insumisa. “Realizamos unha infinidade de actividades sociais abertas e gratuitas”. como boxeo, breakdance, teatro, huertas y taller de escritura.
El Ayuntamiento pretende reformar el recinto empleando 1,3 millones de euros de una subvención de Fomento, que se perdería si no abandonan el lugar en seis meses. “Agora din que queren rehabilitalo, pero eso decidiremolo nós”. “O PP desbloqueu unha partida orzamentaria so para obrigar o concello a botarnos”, denunció la antisistema disfrazada de pulpo que insistió en que insistió en su independencia, rechazando cualquier posibilidad de acuerdo con el Gobierno de la Marea Atlántica. “Non nos interesan as componendas. Se queren facer un novo centro cívico parécenos perfecto, pero non aquí: as Naves do Metrosideiro serán sobre o noso cadáver e teñede por seguro que non morreremos na cama”.

Un nuevo rechazo
La protesta supone un nuevo rechazo a los intentos de diálogo del Ayuntamiento que presentó en diciembre en la Ciudad Vieja el proyecto que piensan llevar adelante con la inversión el Gobierno central, Naves de Metrosidero, un espacio destinado a la juventud dividido en tres áreas (cultura, deporte y conocimiento). Entonces ofrecieron a los okupas ayudar a su gestión mediante un modelo “asambleario”.
Justo después de esa presentación, aparecieron las primeras pintadas en los accesos a la plaza de María Pita con mensajes como “Marea PP PSOE a mesma merda é o “Marea, títeres de Defensa”. La semana pasada, realizaron una protesta durante un pleno por la que tuvieron que ser desalojados. El alcalde, Xulio Ferreiro, siempre ha mantenido que “estamos facendo esforzos por facer un inicio das obras sen problemas. A acta de replanteo nos da unha marxe pero tampouco queremos esgotar os prazos”.

Comentarios