viernes 4/12/20

Los okupas no se dan por notificados porque afirman que no se entregó el aviso a la persona correcta

El proceso de desalojo de los okupas de la Comandancia de Obras parece haber sufrido un nuevo revés. Fuentes cercanas a este colectivo aseguran que el Ayuntamiento ha entregado la orden de desalojo

Los okupas, durante una protesta frente al centro cívico de la Ciudad Vieja | patricia g. fraga
Los okupas, durante una protesta frente al centro cívico de la Ciudad Vieja | patricia g. fraga

El proceso de desalojo de los okupas de la Comandancia de Obras parece haber sufrido un nuevo revés. Fuentes cercanas a este colectivo aseguran que el Ayuntamiento ha entregado la orden de desalojo a una persona o personas que no son los que fueron identificados hace meses por la Policía Local, lo cual pone en entredicho el proceso y permitiría demorarlo aún más. No está claro cual será la decisión de los okupas, que ayer celebraron una asamblea en las antiguas instalaciones militares que rebautizaron como Centro Social Okupado (CSO) A Insumisa pero, en principio, las mismas fuentes sostienen que ese aviso no cumple con la legalidad.
El 23 de marzo, el Gobierno local ya notificó a los okupas de la Comandancia de Obras la incoación del expediente de desalojo, después de que el intento de una salida dialogada resultada fallida. Fue en este momento cuando se identificó a un persona como la “responsable” de la ocupación del inmueble, y según las fuentes consultadas, sería a esa persona a la que había que entregar la orden de desalojo . El Gobierno local ofreció al colectivo participar en la gestión del proyecto municipal, “Naves do Metrosideiro”, un centro de actividades juveniles, pero no hubo nada que hacer: los okupas opusieron numerosas razones para negarse, entre ellas, que se gastaría dinero público en un proyecto que ya existía, puesto que en el CSO A Insumisa ya se ofrecen varias actividades gratuitamente, como teatro o breakdance o que la reforma impediría la reapertura hasta dentro de más de un año, pasadas las elecciones municipales, por lo que el proyecto podría variar.
Después de esta primera notificación se abrió un periodo de alegaciones de veinte días en los que los antisistema enviaron una serie de alegaciones llenas de retranca, en las que se burlaban del Gobierno de la Marea Atlántica y les animaban a poner en práctica algunas de las promesas de su programa electoral.
Un proceso difícil
Todo este proceso no está resultando nada fácil para el Gobierno local, muchos de cuyos miembros han sido okupas, o simpatizan con el colectivo. La propia concejala de Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, fue okupa, así como el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, o el de Cultura, José Manuel Sande, todos ellos muy criticados por fuentes afines al movimiento okupa, lo que podría explicar el paso dado por el Gobierno local de no entregar el comunicado directamente a la persona identificada por la Policía Local, de ser cierto lo que alegan los okupas.
El procedimiento habitual en estos casos es que se entregue la notificación a la persona identificada. Si falla el primer intento, por no encontrarla, entonces se debe hacer una segunda prueba, en otro día y otro horario. Y si también falla, entonces se publica en un boletín oficial. Sería a partir de entonces cuando correría el plazo de ocho días hábiles para que abandonen A Insumisa.
La opción de la fuerza
Queda por ver si los okupas abandonan las instalaciones o si deberán ser desalojadas ala fuerza, una situación que desagradaría mucho al Gobierno local. La concejala de Regeneración Urbana había mostrado hace meses su rechazo a esta opción, pero, al mismo tiempo, los okupas parecen dispuestos a resistirse. .
De hecho, en unas jornadas celebradas recientemente en defensa de los espacios ocupados, los antisistema llegaron a clavar varias estrellas arrojadizas en las fotos del Gobierno de la Marea Atlántica.

Comentarios