domingo 9/8/20

Una okupa de Perillo desmiente la versión de la propietaria y pide un piso de protección

La mujer asegura que ha denunciado a la dueña, pero esta afirma que no ha recibido demanda alguna
La vivienda okupada en Perillo | QUINTANA
La vivienda okupada en Perillo | QUINTANA

“Yo sé que he okupado un piso ilegalmente, lo reconozco”, asume Estefanía, una de las okupas de la casa situada en la N-VI, en Perillo. Esta mujer afirma que tanto ella como su familia no son conflictivos y denuncia ahora que todo lo que la propietaria ha dicho durante las últimas semanas “es mentira”. Recalca especialmente el hecho de que “no traficamos con droga, vivo una vida normal con mis hijas y estamos aquí por necesidad” y, por estas acusaciones, anuncia que “la propietaria está denunciada, ya no solo por eso, sino por sacar fotos de menores y difundirlas”.

Otro de los aspectos que no coincide en la versión de las dos partes es la fecha del asalto. Si bien la dueña sostiene que entraron en la vivienda el día 26, y resalta que hay pruebas que lo corroboran, Estefanía dice que lleva allí desde el día 23. Desde entonces, las concentraciones iniciadas por los vecinos en muestra de apoyo a la propietaria provocaron, por momentos, tensión con la familia asaltante. “No me voy a ir hasta que me den un piso de protección, porque no me voy a quedar en la calle con mis hijas”, comenta, y añade que “tengo dos menores a mi cargo que pasan miedo, y una de ellas padece epilepsia. Los manifestantes vienen aquí con bocinas y amenazas”.

Aconsejados por la plataforma 15-M, Estefanía y su familia se presentaron el miércoles en el Ayuntamiento de Oleiros para pedir el suministro de agua: “Al haber niños, es un derecho universal”. Allí se toparon con el rechazo del “alcalde comunista”, que “en la primera quedada decía que hablaríamos, y ahora no quiere ni vernos”, cuenta. También hablaron con servicios sociales, que se presentaron en su casa. “Nos dicen que no tienen una casa de protección y nosotros no estamos en contra de la propietaria, sino de la gestión del Ayuntamiento y de servicios sociales”.

Nuria Fernández, la dueña de la vivienda, niega estas declaraciones y dice que no le ha llegado ninguna denuncia. l

Comentarios