viernes 4/12/20

Nunca es tarde para hacer ruido

música roby’s band
En un bajo O Ventorrillo, cinco veteranos hacen ruido varios días a la semana.
Los músicos llevan un año ensayando un repertorio de canciones propias y versiones	quintana
Los músicos llevan un año ensayando un repertorio de canciones propias y versiones quintana

música roby’s band

En un bajo O Ventorrillo, cinco veteranos hacen ruido varios días a la semana. Dicen llamarse Roby’s Band y ofrecen pop rock envuelto, en ocasiones, con blues y baladas para disparar letras que hablan de faldas. Porque no pueden cantarle a otra cosa que no sea el amor, la formación acaba de publicar su primer disco a la espera de presentarlo donde les dejen.

Rondan la cincuentena pero llevan toda la vida tocando. En el sótano de un bajo de la calle de Ángel Rebollo y en una antigua cafetería de O Ventorrillo donde la barra estorba y están pensando en desmontarla, la formación que erige a un perro raza “cocker spaniel” como mascota se ensaña con la realidad para tocarle rock y pop con algunos ramalazos de blues, que se cuela entre unas cuantas versiones.

César, al teclado; Arturo, a la guitarra; Iker, con el bajo; Quique, a la batería y Quico al mando del micrófono forman Roby’s Band. Llevan más de un año ensayando y ya tienen preparado un repertorio propio que está listo y con carátula desde hace unos días.

Acaban de publicar su primer disco que se puede adquirir a través de internet, en myspace

Sin título y con los estudios Treboada de la calle de la Torre como testigo, los veteranos de la escena regresan para disparar letras en castellano que hablan de faldas porque el amor tiene todavía muchas píldoras que repartir.

Es así como los chicos se ablandan por momentos para presentarse en modo balada y apurar los acordes en el instante en el que el cuerpo lo pide. Cuando el rock llama a la puerta y no hay forma de escapar. Cuenta el batería Quique que la idea de crear la banda partió de él mismo. Cansado de tanto ensayo con su anterior formación, decidió juntarse con el cantante Quico para poner anuncios por toda la ciudad y completar el grupo con otros tres nombres más.

Después de ofrecer directos en Sada y Mera, Roby’s Band afina el hocico para encontrar un hueco en la agenda de los locales que juegan con la baza de la música en directo. Es así como esperan llenar de sonidos el Forum Celticum con el objetivo de darse a conocer y sumar puntos en las preferencias de los espectadores.

Por lo de pronto, ya tienen disco. Un álbum que se puede adquirir a través de myspace y que supondrá el arranque de los coruñeses. Dice Quique que las primeras críticas son buenas: “La gente asegura que tenemos buen sonido”.

Repertorio > Por eso, los músicos hacen ruido varios días a la semana en un local que hasta hace no mucho fue el bar “La luna”. Allí pulen su listado de temas y las versiones, que incluyen hits de los Rolling Stones y Jimy Hendrix, para cambiar a lo hecho en estos doce meses y presentar en bandeja las influencias de todos en sus vidas anteriores.

Sus experiencias se suman también al carro para nutrir al álbum con la personalidad de uno y de otro hasta sumar cinco. En un bajo en el que hace tiempo no hay silencio porque tampoco hay edad para comenzar un proyecto musical.

La banda que homenajea con su nombre al perro fallecido del cantante, espera seguir engordando su abanico de canciones para irse a la balada a rescatar el romanticismo, que está hundido, y volver a los orígenes, que no se entienden sin el rock. El futuro pasa ahora por la aprobación del público y un sin parar de actuaciones que les den alas para continuar haciendo lo que llevan practicando desde jóvenes. Cuando se encerraron en un primer garaje e hicieron sitio.

Comentarios