Miércoles 22.05.2019

El número de los emprendedores más jóvenes cayó un 34% en A Coruña en los últimos diez años

El sector que más bajas ha ido experimentado a nivel general en la ciudad es el del pequeño comercio

El pequeño comercio es el que peor lo está pasando y los autónomos critican la falta de apoyos | javier alborés
El pequeño comercio es el que peor lo está pasando y los autónomos critican la falta de apoyos | javier alborés

El número de altas en el régimen del autoempleo de la Seguridad Social en la ciudad subió ligeramente en el mes de febrero pero eso no ha impedido que entre los autónomos se haya registrado una sangría en los últimos años. Los representantes de los trabajadores por cuenta propia se muestran muy preocupados y destacan que cada vez va a menos la cantidad de emprendedores jóvenes que hay en el municipio, algo que implica que no se garantice la continuidad de muchos pequeños negocios o del sostenimiento de las bases económicas.

“En la Seguridad Social lleva tiempo habiendo bajas”, afirma el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Galicia (ATA Galicia), Rafael Granados, sobre la realidad coruñesa. Si bien es cierto que no pueden discernir si esas tramitaciones para salir del régimen de los autónomos se refieren sobre todo a personas que emprendieron por la crisis sin ningún tipo de experiencia o si se trata de profesionales consagrados, los datos que maneja el colectivo indican que tras el último decenio “hay un 34% menos de autónomos en la franja de los 20 a los 34 años”. 

De las palabras de Granados se desprende que, de alguna manera, se está perdiendo el interés por apostar por proyectos propios que vendrían a sustituir a aquellos que van cerrando por jubilaciones o porque la retracción del consumo pone la supervivencia de los empresarios cada vez más complicada. De hecho, según las estimaciones hechas por ATA en el municipio, el mantenimiento de muchos negocios viene dado porque “en los últimos diez años han crecido un 14% los autónomos que superan los 65 años”. 

La segunda peor
Granados aclara que se debe a que “para cobrar el 100% de la base de la pensión hay que tener 38 años cotizados y hay quien alarga su vida laboral hasta esos 38 años o una parte para cobrar algo más”. Pese a esa resistencia, su homólogo en la Federación de Autónomos de Galicia (Feaga), Francisco Javier Pérez Bello, sostiene que “el comportamiento en A Coruña ciudad ha sido negativo en 2018” porque se registraron 147 bajas. 

“Es la segunda ciudad gallega que peores datos arroja, solo superada por Vigo, que perdió 168”, lamenta, asegurando que el sector del comercio es el que ha resultado peor parado de esta situación. Desde la otra organización coinciden en señalar ese ámbito tanto a nivel provincial como local. “No es que el número de locales cayera en picado pero el de autónomos sí; el de locales tuvo una pequeña caída porque están sufriendo los comercios pequeños y ahora hay más cadenas”, incide Granados. 

Sobre las razones del batacazo, desde Feaga apuntan a distintos frentes que van desde la “tarifa plana que ha sido un arma de doble filo” a la ”elevadísima presión fiscal que se hace insoportable y aboca irremisiblemente al cierre de negocios”. 

“El Ayuntamiento no tiene competencias legislativas, pero sí puede hacer cosas y no las hace; más bien entorpece la actividad económica con todo tipo de obstáculos”, razona Pérez Bello, que entiende que se necesitan más aparcamiento, más limpieza en la calle o más iluminación.

También habla de exenciones fiscales o del pago de las facturas “en tiempo y forma”. “La ciudad se va despoblando y empobreciendo lentamente”, dice sobre la situación a la que, entiende, está conllevando la actitud del Gobierno local.

Entre peticiones de distinta índole a las instituciones, como que se siga apoyando después del arranque, reconocen que también toca adaptarse a las nuevas costumbres de consumo del cliente, en las que internet gana la batalla por el momento.

Comentarios