Miércoles 19.06.2019

Un nuevo siniestro con un patinete eléctrico resalta su carácter ilegal

Fuentes de la Policía Local recuerdan que, en teoría, su uso está prohibido tanto en acera como en calzada

Una usuaria cruza un paso de cebra en patinete eléctrico | patricia g. fraga
Una usuaria cruza un paso de cebra en patinete eléctrico | patricia g. fraga

Una mujer de unos 25 años de edad resultó herida en un accidente de tráfico a las nueve y diez de la mañana. Cuando la arrolló un turismo, circulaba con un patinete eléctrico, en la rotonda de Manuel Azaña, en Los Rosales. Según pudo determinar la Unidad de Atestados de la Policía Local, el turismo se saltó el ceda al paso y golpeó a la joven pero, de no ser así, la propia víctima podría haber sido considerada culpable dado que, por el momento, está prohibido circular con el patinete eléctrico, ya sea por la calzada o por la acera. 


“Existe un vacío legal. El Reglamento General de Circulación no contempla el patinete eléctrico y el Ayuntamiento no lo incluirá en las ordenanzas hasta que lo haga la DGT”, explica un policía local. No es la primera vez que el conductor de un patinete resulta herido en un accidente de tráfico. Normalmente se produce cuando invaden la calzada, ya sea actuando como vehículo como peatón, atravesando un paso de cebra. Por el momento, siempre se ha saldado con heridas leves para el conductor del patinete, sin mayores consecuencias. 


Pese a su similitud, el patinete eléctrico no se parece en nada a su gemelo sin motor, o a un monopatín, que pueden circular por la acera, o a la bicicleta, que puede hacerlo por la calzada y su irrupción en el paisaje cotidiano de las ciudades, donde se ha adoptado dado su facilidad de manejo y su fácil portabilidad, a diferencia de las motos o de las bicicletas, ha obligado a las autoridades a estudiarlos como una opción más de transporte, todavía no muy definida. 

Instrucción de la DGT 
Según una instrucción de la Dirección General de Tráfico, los vehículos de movilidad personal (VMP.). “Son diferentes porque el diámetro de rueda es diferente, el centro de gravedad es diferente y porque hay patinetes muy potentes, capaces de ir a gran velocidad. Todavía no se han definido bien”, explican desde Automovilistas Europeos Asociados. Eso significa que un juez, en caso de siniestro, y sin que concurran otras causas (como en el caso de ayer, de saltarse un ceda) podría dictaminar que  el siniestro es culpa exclusiva de la víctima. 

Es más, abogados especialistas sostienen que podría haberse dado el caso de que la víctima hubiera tenido que pagar posibles daños, salvo que se demostrara una concurrencia de conductas. Es un problema grave si se tiene en cuenta que los conductores de patinetes no tienen seguro.
 
Por el momento, existen ordenanzas en grandes ciudades como Madrid o Barcelona, a pesar de que, subsiste el vacío legal. En A Coruña, todavía habrá que esperar a la DGT.

Comentarios