sábado 28/11/20

“El nuevo Pepri es un salto cualitativo en el urbanismo coruñés”

CARLOS PITA PRESIDENTE DEL COAG

Carlos Pita (A Coruña, 1964) se recupera en su estudio adornado con muestras de arte africano de la gripe que le mantuvo postrado durante toda la semana pasada.

Un Pita aún convaleciente de gripe, en su estudio de la calle Bolivia, adornado con muestras de arte africano	susy suárez
Un Pita aún convaleciente de gripe, en su estudio de la calle Bolivia, adornado con muestras de arte africano susy suárez

Carlos Pita (A Coruña, 1964) se recupera en su estudio adornado con muestras de arte africano de la gripe que le mantuvo postrado durante toda la semana pasada. Es presidente de la delegación local del Colegio de Arquitectos de Galicia (COAG) desde hace cerca de dos años, cargo que abandonará en abril. Es arquitecto desde el 92 y profesor de la Escuela de Arquitectura. Pita aceptó el cargo “por un ejercicio de amistad” y lo dio con el compromiso de estar en un período excepcional. Enfermó de gripe al mismo tiempo que el Ayuntamiento dio a conocer el nuevo Plan Especial de Protección y Reforma del Interior (Pepri) del casco histórico, lo que no tiene por qué ser un presagio.

¿Qué opinión le merece?
Bueno, el martes de la semana pasada los profesionales nos reunimos con Martín (el concejal de Urbanismo, Martín Fernández Prado) y ahí empezó a ponernos al día.

¿Y?
Es el fin de una etapa y el comienzo de otra para la ciudad.

¿A qué se refiere?
Yo creo que A Coruña ha maltratado conscientemente su patrimonio arquitectónico.

¿Cómo?
Bueno, el Pepri del 98, que fue un plan de destrucción, más que de protección, creo yo que fue el exponente de lo que podían hacer unas fuerzas depredadoras en la ciudad.
¿Tan grave fue?
Bueno, el decenio 1998-2007 fue muy negro para la ciudad en todos los sentidos. Los 60 y 70 fueron duros, pero los 2.000 fueron arrasadores porque no había necesidad de una especulación tan salvaje.

¿Qué opinión le merece?
Es un salto cualitativo muy importante, que puede enfocar las bases de una forma de entender la ciudad como algo distinto. Sobre todo, Ciudad Vieja y Pescadería.

¿Y las últimas modificaciones?
No entiendo la necesidad para bien común. Hay que mirarlas con más calma, pero no entiendo la necesidad de los sótanos.

¿Se refiere a que facilita la posibilidad de dotar de sótanos a los edificios?
No entiendo la necesidad de la perforación de la ciudad, como no sea para el aparcamiento, y las explicaciones me parecen insuficientes.

¿Qué otro punto le llama le atención?
Lo del aprovechamiento de vivienda bajo cubierta, como vivienda independiente.

¿Qué consecuencia tendrá?
Con las buhardillas se elevarán las plantas y generar un parque más alto de viviendas.

Entonces es como la igualación de cornisas del 98. Se permite elevar la altura de los edificios.  
Nooooo. No tiene nada que ver con aquello, eso no se contempla, hay una documentación exhaustiva de la ciudad...
¿Cree entonces que es un nuevo urbanismo?
Lo que hay que esperar (y hay que confiar en ello) es una buena gestión, que es lo más importante: si la gestión es bienintencionada y buena, el Pepri puede servir para invertir el daño que han hecho las acciones “urbanicidas”.

¿Por ejemplo?
Yo pondría, aunque está fuera del Pepri, el asilo de Adelaida Muros, que fue derribado. La gente mayor estaba en el centro de la ciudad y podía pasear. Y el edificio, que poseía la galería mayor de Europa, fue sustituido por una excrecencia. No fue ningún avance hacia el bien común.

Bueno, hubo un momento en el que a todos los ayuntamientos se les fue la mano.
Nos siempre fue malo: en Bilbao, por ejemplo, la construcción del Gugenheim generó una serie de energías, pero luego cada aldea quiso tener su “edificito” y se hicieron inversiones pasmosas en cosas  que no llevaron a nada.
¿Por ejemplo?
Pues ahí tenemos la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia y la Ciudad de la Cultura de Santiago. Se comieron gran parte del presupuesto público.

¿Cómo llamaría aquello?
Fue como una bacanal o borrachera colectiva donde se generaban equipamientos públicos innecesarios porque, además, la gente lo apoyaba con su voto.

¿Y aquí se puede poner un ejemplo de infraestructura pública innecesaria?
Pues sí. El Muncyt (Museo Nacional de Ciencia y Tecnología), por ejemplo. Sigue la estela de esos museítos de las cosas más absurdas que hay por ahí, como si luego no los tuviese que mantener nadie.

¿Por qué considera el Muncyt un ejemplo?
En un principio iba a ser una escuela de danza, aunque tenía ya un edificio, y luego se decidió hacer de él un museo y traer los fondos.
¿Alguna más?
El “tren Popof” este (el tranvía), que ni siquiera funciona ahora. Contaminó con farolas y postes toda la península de la Torre, y siguen ahí, a pesar de ser deficitaria.

¿Cuándo finalizará la “resaca” de la borrachera inmobiliaria?
Yo creo que hay que aprender de esto es que las miradas a corto plazo generan perjuicios a largo plazo. Es un problema palpable. Resolver problemas sin una visión de ciudad.... Lleva a este tipo de resacas.

Para terminar con algo positivo ¿Cuál es su edificio favorito de A Coruña?
Sin duda, la Torre de Hércules. Es un pedazo de pieza arquitectónica.

Parece una respuesta muy fácil.  
Pues por decir algo contemporáneo, el Museo de Arte Sacro de la Colegiata. Creo que es una obra de referencia para todos nosotros.

Comentarios