domingo 20/9/20

Nuevo año, nueva oportunidad para dinamizar los mercados municipales de A Coruña

Las reformas pendientes en las plazas de Santa Lucía, Monte Alto y Adormideras marcan la actividad del Gobierno local
Plaza de San Agustín | patricia g. fraga
Plaza de San Agustín | patricia g. fraga

Con la entrada del año 2020 llega una nueva oportunidad para impulsar las plazas de abastos de la ciudad. Reformas pendientes, falta de dinamización y proyectos que parecían más cercanos de lo que realmente están. Este es el escenario del nuevo año, en el que el Gobierno local tratará de poner fin al malestar de la situación con respecto a los mercados municipales. Santa Lucía, Adormideras, plaza de Lugo, San Agustín, Monte Alto, Palavea, Ramón Cabanillas y Elviña. Ocho son los mercados que conforman la oferta municipal, además de As Conchiñas, que pertenece a un régimen de explotación indirecta, es decir, funciona como una concesión.

En total hay 380 puestos (sin contar este último), y vacíos unos 33, según fuentes municipales. De ellos, 21 saldrán a licitación próximamente. Los que no lo harán se debe a que están en espera de reforma o porque quedaron vacíos después de que se comenzase con la licitación. “Esta legislatura será muy importante para la dinamización y el impulso para los mercados municipales por las diferentes reformas que se pondrán en marcha como Adormideras, Santa Lucía o Monte Alto, entre otros”, explica la concejala de Turismo, Comercio y Fiestas, Diana Cabanas.

El actual Gobierno de A Coruña parece tener un compromiso claro con el comercio de proximidad. El 15 de junio, Inés Rey fue investida como nueva alcaldesa de la ciudad y, dentro de sus objetivos, el comercio jugó un papel clave. “Los barrios tienen que recuperar el protagonismo que merecen” con apoyo a los mercados y al pequeño comercio, así como “una ciudad moderna en la que se cuiden los espacios públicos y donde se apueste por un urbanismo sostenible”, dijo. Han pasado siete meses desde su toma de posesión, pero las líneas de trabajo siguen por el mismo trayecto. “El compromiso del Ejecutivo es apostar por el comercio de proximidad y mercados de abastos como centros de dinamización social de los barrios y como verdaderos ejes de actividad”, reconoce la concejala de Comercio.

1. Santa Lucía tendrá un centro de salud y cívico
La reforma de los mercados municipales va para adelante, pero bajo unos plazos más largos de los esperados. En el caso de Santa Lucía, la rehabilitación del espacio llegará en forma de centro de salud y centro cívico, además del ya existente mercado. El Gobierno municipal y la Xunta acordaron la distribución del espacio para la construcción del centro de salud, que ocuparán instalaciones actuales de la plaza. En el caso del centro cívico, estará situado en el edificio anexo. 

La Xunta ve viable poder comenzar las obras este año, ya que asegura tener fondos necesarios para ello y ha manifestado en varias ocasiones su disposición para esta iniciativa. El concejal de Urbanismo, Juan Díaz Villoslada, se mostró menos optimista a finales de 2019 al afirmar que los plazos que conlleva la reforma y el proceso de adjudicación de contratos supone más tiempo del que la Xunta ofrece. Así, manifestó que el objetivo es que este año se ultime la redacción del proyecto y, si fuese posible, iniciar la licitación. De esta forma, la planificación conjunta con la Xunta, según Villoslada, es que el grueso de los trabajos se inicie en 2021.

La Xunta solicitó al Ayuntamiento 1.500 metros cuadrados para el centro de salud, una superficie que en María Pita dieron por válida sin problema. Las dependencias sanitarias ocuparán las tres plantas que tiene el edificio actual, además de la zona del sótano.     

2. Monte Alto se retrasará un año más, hasta 2022
La reforma integral de la plaza del mercado de Monte Alto fue uno de los primeros proyectos que Marea anunció al comenzar su mandato, que terminó sin que se haya hecho ninguna intervención en la zona. La remodelación del edificio no será una realidad hasta el año 2022. El calificado por el Ejecutivo local como “proyecto inmenso”, convertirá el actual mercado, con humedades, desperfectos y unas instalaciones obsoletas, en una plaza de abastos totalmente renovada. La obra será licitada en los primeros meses de este presente ejercicio para comenzar en septiembre, pero no se finalizará hasta dentro de dos años.  

El Ayuntamiento está actualmente revisando el proyecto del arquitecto Alejandro Álvarez Blanco, ganador del concurso que se había convocado en su día. En su propuesta, destaca su visión para reducir la escasez y mejorar la calidad de los espacios libres en Monte Alto.

3. Adormideras y mejoras en el resto de mercados
Adormideras es otro de los mercados municipales que sigue a la espera de una mejora integral. Los comerciantes de esta plaza de abastos llevan años reclamando la sustitución de las cubiertas del edificio por su mal estado.

Pero no todo tiene que ver con la rehabilitación de los edificios. Otros mercados municipales muestran síntomas de buen funcionamiento, y otros han renacido con propuestas adaptadas a las nuevas tendencias. Es el caso de la plaza de Lugo. Este mercado está asociado con la empresa Kibus, que asesora a los consumidores y les lleva la compra a su casa. Esta medida supone una gran facilidad para los trabajadores con una jornada laboral que imposibilita la opción de acercarse al mercado a realizar sus compras diarias. 

Esta plaza de abastos cuenta, además, con acceso a internet mediante la red wifi. Pero no es la única. En As Conchiñas, Elviña y San Agustín, los clientes también pueden seguir conectados a internet a la vez que compran los productos más frescos del mercado. En San Agustín la transformación durante los últimos años ha dado un giro total al entorno y a los usos del edificio. “Galerías San Agustín” es un evento que se celebra el segundo y cuarto fin de semana de cada mes, donde los asistentes pueden disfrutar de los trabajos de nuevos creadores y creadoras, como labores de artesanía, moda, diseño y tendencias.

El Boucatise, el Festival del Bocata Gourmet, celebró su quinta edición el primer fin de semana de diciembre y rindió culto al bocadillo con la visita de centenares de coruñeses que llenaron las instalaciones de San Agustín durante dos jornadas. Pero este no es el único evento multitudinario en las galerías. El Mercado das Nubes agregó 58 propuestas comerciales al mercado durante los días 20, 21 y 22 de diciembre. Así, empresas de textil, artesanía, gourmet, arte, cosmética y ecológicas se dieron a conocer rodeadas de música en directo.

Pero en cuanto a datos positivos, si hay una plaza de abastos que destaca, esa es la de Elviña. De los 56 puestos que tienen disponibles, solo hay uno vacío. En Adormideras, de los cinco puestos que existen, todos están ocupados, los mismos que en Palavea, pero allí tres están sin ocupar. Entre los mercados de pequeño tamaño también está el de Ramón Cabanillas, con doce espacios, de los que diez están siendo usados.

En los de gran tamaño, los datos son dispares. San Agustín tiene capacidad para sesenta negocios, pero ahora mismo existen once sin actividad comercial. En la plaza de Lugo se podrían ubicar hasta 135 negocios, pero once están vacíos.

Comentarios