Jueves 13.12.2018

Nuevas obras afectarán a Linares Rivas, esta vez en horario nocturno

Después de que durante toda la semana el principal acceso a la ciudad ha permanecido saturado por los embotellamientos provocados por las obras del carril bici en el carril derecho de la avenida de Linares Rivas.

Los atascos de un kilómetro son habituales desde que comenzaron las obras | pedro puig
Los atascos de un kilómetro son habituales desde que comenzaron las obras | pedro puig

Después de que durante toda la semana el principal acceso a la ciudad ha permanecido saturado por los embotellamientos provocados por las obras del carril bici en el carril derecho de la avenida de Linares Rivas. A estos trabajos, que todavía continúan, se sumarán mañana los de reposición de hormigón en el carril derecho en dirección salida. Sin embargo, estos últimos se llevarán a cabo en horario nocturno de 23.30 a 06.00 horas. Se espera que finalicen el sábado, y está previsto que se acometan las obras de fresado y reposición de hormigón.
De esta manera, las nuevas obras no complicarán aún más el problema de circulación, porque solo resultará afectado el carril derecho en dirección salida a la altura de la parada de bus, siendo la hora límite de fresado las dos de la madrugada, para evitar quejas de los vecinos por el ruido que producen las máquinas. También se facilitarán las maniobras del bus nocturno y se espera mantener un carril de circulación en todo momento.
Mientras tanto, los embotellamientos siguen siendo la tónica habitual. Ayer volvieron a producirse, llegando la cola de vehículos en Alfonso Molina hasta la altura del instituto Fernando Wirtz. La situación fue normal hasta pasadas las once de la mañana, según fuentes de la Policía Local, pero a partir de ahí empezó a deteriorarse, a medida que cada vez eran más los coches que aguardaban para girar a la derecha por la avenida del Puerto.
Desvíos
El carril afectado por las obras de la vía ciclista canaliza habitualmente gran parte del tráfico a la avenida del Puerto y el túnel de La Marin que se dirige a Monte Alto o barrios aledaños. Al aguardar su turno para tomar la avenida del Puerto, el atasco es inevitable, aunque los conductores quieran tomar las calles aledañas, como las de la plaza de Lugo.
Fuentes de Tráfico señalan que hasta que concluyan las obras del carril bici, la mejor opción es salir de Alfonso Molina cuanto antes, en cualquiera de las rondas. Ya sea la Tercera Ronda, la de Outeiro, o la de Nelle. Cualquiera implica un rodeo, pero fuentes de la Policía Local consideran que siempre una opción mejor que verse atrapado en el atasco permanente cuyo epicentro es la plaza de Ourense.
Algunas voces apuntan a que las obras en un punto tan delicado de la ciudad deberían haberse llevado a cabo en horario nocturno, como ocurrió con el túnel de O Parrote, o como se hará ahora con el hormigón del carril de salida, lo que permitiría minimizar las molestias. l

Comentarios