lunes 30/11/20

La nueva marca turística de A Coruña refuerza el rasgo de la hospitalidad

A Coruña retomará aquel famoso eslogan de “La ciudad en la que nadie es forastero” readaptándolo al mundo actual gracias al diseño del artista local Antón Lezcano de la nueva marca turística de la ciudad. L

Lanzada Calatayud, Antón Lezcano, Xulio Ferreiro y Alberto Lema, ayer, durante la presentación | quintana
Lanzada Calatayud, Antón Lezcano, Xulio Ferreiro y Alberto Lema, ayer, durante la presentación | quintana

A Coruña retomará aquel famoso eslogan de “La ciudad en la que nadie es forastero” readaptándolo al mundo actual gracias al diseño del artista local Antón Lezcano de la nueva marca turística de la ciudad. La creación, moderna a la par que comprensible al primer vistazo, fue seleccionada entre las casi 50 propuestas que se presentaron al concurso de ideas convocado tras la publicación del Plan Estratégico de Turismo (PET).
El alcalde, Xulio Ferreiro, presidió ayer la puesta de largo del nuevo logo y el claim que darán una mayor visibilidad turística al municipio tanto en las proximidades como en el exterior.
Tras un vídeo de presentación editado por el propio creador de la marca –que igualmente se reconoció como interesante para publicitar la ciudad–, el regidor explicó que “a idea era intentar levar a unha marca as ideas guías do Plan de Turismo”.
Así aludió al “carácter atlántico e cosmopolita” de la urbe, que el presidente del Consorcio de Turismo, Alberto Lema, amplió con los conceptos de “galega, acolledora, dinámica e creativa”. La gerente del Consorcio, Lanzada Calatayud, también asistió al acto en el que el propio Lezcano reconoció que, en cierto modo, regresó a un eslogan “inmellorable” pero lo adaptó a los tiempos del Twitter y el recorte de caracteres. Ahora A Coruña estará “Sempre aberta” porque esa idea también recupera el concepto de hospitalidad y cercanía tan extendido.
En tono jocoso, el ganador tanto de la categoría de logotipo como de lema hizo un guiño a la Torre indicando que, en la práctica, “a luz sempre está encendida” en este rincón de Galicia.
Los destellos de la Torre
Lezcano estuvo a punto de no presentarse al concurso porque el trabajo creativo le llevó muchas horas y pensó que no llegaría en plazo. Sin embargo, lo logró tras calzarse los zapatos de un viajero poniendo sobre el papel casi un “pictograma” que dibuja con una Torre reducida a la mínima expresión, con sus cuatro destellos y vuelta a empezar.
Además, añadió una ola que dibuja una “C”, escribiendo en su conjunto una “A” y presentando así “A Coruña”. La tipografía naif e infantil busca mostrar que el carácter local es "amable, acolledor e riquiño", entre otras claves.

Comentarios