miércoles 30/9/20

La nueva concesión de Nostián no estará lista antes del fin de la actual

El próximo contrato tendría que haberse licitado durante el pasado mandato pero todavía se está acabando de redactar
09 agosto 2019 
A Coruña.- El Gobierno local pone como límite la próxima semana para resolver el problema de Nostián 

La planta de Nostián comenzó a funcionar en 1999
La planta de Nostián se dedica al tratamiento de residuos para su reciclaje | patricia g. fraga

La planta de tratamiento de residuos de Nostián está predestinada a seguir arrastrando problemas y no solo por los residuos que se acumulan al aire libre a la espera de una solución, sino que también porque la actual concesión finalizará el próximo 1 de enero y el nuevo contrato no estará adjudicado antes de esa fecha porque todavía se está redactando.

El Ayuntamiento está trabajando actualmente en estos dos frentes ya que ambos son de gran importancia, uno a corto y otro a medio y largo plazo.

El anterior Gobierno municipal fijó el pasado mes de octubre el inicio del próximo año como final de la actual concesión en manos de Albada después de una pugna que llegó a los juzgados y en la que la empresa indicaba que este es el momento en el que debe concluir, mientras que desde María Pita entendían que debía ser al final de 2020. A esto se une la situación de que no existe la posibilidad de prorrogar la actual concesión.

A pesar de fijar el 1 de enero como fecha definitiva, el anterior equipo de gobierno no terminó de redactar y sacar a licitación el próximo contrato, que marcará el futuro de la planta.

Debido al volumen y a la complejidad del contrato que regirá la concesión de Nostián, los pliegos tenían que haberse publicado hace meses para que el proceso pudiese concluir antes del final del año. 

Ahora, la nueva Concejalía de Medio Ambiente se afana en terminar de dar los últimos retoques a este convenio para poder iniciar el concurso lo antes posible. 

Hace unas semanas la concejala del área, Esther Fontán, mantuvo una reunión con el comité de empresa de Albada para atender sus peticiones y comprometerse al mantenimiento de las condiciones laborales. El próximo contrato debe servir para que la planta de tratamiento de residuos dé un paso adelante que estará marcado por las mejoras que se deben llevar a cabo. Estas están valoradas en más de 40 millones de euros y servirán para mejorar el rendimiento y la capacidad de reciclaje de la instalación.

Mientras, la situación de la planta es límite ya que en su interior se acumulan al aire libre más de 7.000 toneladas de rechazos –residuos que no se pueden reciclar– que siguen incrementando desde hace meses.

Esta semana se espera que se cierre una solución para trasladar estos desechos a un vertedero privado después de descartar la opción de enviarlos a Sogama, en Cerceda, debido a su alto precio.

El Ayuntamiento transmitió a los responsables de Albada a finales de la semana pasada que debían enviarles urgentemente la decisión adoptada ya que de lo contrario la Administración local podría intervenir y cerrar una solución cuyo coste posteriormente cargarían a las cuentas de la concesionaria. Así, Nostián mantiene varios frentes abiertos, entre los que también figura la pugna entre ambas partes por la responsabilidad de ejecutar y pagar el sellado del vertedero.

Comentarios