martes 07.07.2020

Novo Mesoiro exige que se abra un plazo para solicitar la renovación de las subvenciones a la hipoteca

La Plataforma de Afectados pola supresión das axudas á hipoteca de Novo Mesoiro está en pie de guerra después de descubrir que, según su versión, ni el Ayuntamiento ni la Xunta están cumpliendo

Hay muchos afectados que buscan una solución	quintana
Hay muchos afectados que buscan una solución quintana

La Plataforma de Afectados pola supresión das axudas á hipoteca de Novo Mesoiro está en pie de guerra después de descubrir que, según su versión, ni el Ayuntamiento ni la Xunta están cumpliendo con lo acordado en el marco del proceso para recuperar las subvenciones. El colectivo exige que se abra un plazo de seis meses para que aquellos afectados que no pidieron la renovación por recomendación administrativa puedan recuperar el dinero que les correspondería de no ser mal aconsejados.
“Fálase de 400 e pico familias afectadas e realmente somos máis: hai moitísima xente que cando foi a renovar a axuda non o fixo porque no banco ou na Xunta lle dixeron que non a pedise dado que xa se suprimira e non lla ían a dar”, explica el representante de la plataforma, Xosé Aller. “Sentímonos manipulados porque sempre se pediu ese tempo de marxe”, lamenta y exige que se respete el compromiso –que incluso se reafirmó en un pleno municipal– para que los residentes tengan seis meses para poner todo en orden.
En este sentido, recuerda que tanto el Ayuntamiento como la Xunta –de la que dependen la gestión administrativa de la partida económica aunque el programa pertenezca al Ministerio de Fomento– acordaron con ellos dar un margen para que los beneficiarios que se vieron en esa situación pudiesen optar a la reposición de las aportaciones. Insiste en que el PP aprobó esa propuesta después de estar avalada en informes de la Defensora y del Valedor do Pobo.

más de 300 familias
Habría que sumar también a aquellos a los que la ley de 2013 les ha restado un ingreso extra para pagar sus viviendas y que están a la espera de una resolución del Constitucional. “Na rúa da Ribeira Sacra hay 200 vivendas afectadas pola nova lei e 100 abaixo”, calcula Aller.
En este contexto, los vecinos que cumplieron con los trámites burocráticos y que están dentro de planes de vivienda dentro de las normas demandan información sobre si existe un plazo cerrado en el que recibirán las cartas confirmando que pueden volver a cobrar.
Muchas misivas han llegado pero muchas otras siguen en el aire y los afectados “están nerviosos”. “O Instituto Galego de Vivenda e Solo non nos comunicou nada”, subraya Aller, que se remite a una carta del colectivo para lanzar algunas preguntas a fin de que el Ejecutivo gallego dé respuestas públicas.
En el barrio es fundamental saber en qué período temporal llegarán las cartas y, en el caso de que estas no se reciban, cómo se puede reclamar para recuperar la ayuda.
Respecto a aquellas personas que acudieron a la Justicia y esta les dio la razón, desde la entidad quieren saber cuando está previsto que se les abonen los intereses de demora. Aller se para en otro punto especialmente sensible: el de aquellas unidades familiares que tenían aprobada la renovación por otros cinco años cuando comenzó todo el conflicto el año pasado.
Estas nunca llegaron a recibir los pagos mensuales correspondientes y solo cuentan con documentos relativos a 2013. “Os bancos estanlles a dicir que non lles pagan con esa resolución malia que sexa positiva, precisan unha recente”, aclara el representante de los afectados y reclama soluciones al Ejecutivo autonómico.

Comentarios