sábado 26/9/20

Nostián vive una transición suave sin oposición por parte de Albada

La alcaldesa afirma que “no ha sido un proceso dramático” y confía en reconducir la planta en ocho meses
Los camiones del área metropolitana acuden a Nostián de forma habitual | pedro puig
Los camiones del área metropolitana acuden a Nostián de forma habitual | pedro puig

La alcaldesa aseguró que la intervención de la concesionaria Albada, que gestiona la planta de reciclaje de Nostián, “discurre por la senda de la normalidad”. El secuestro, como también se llama el proceso, se inició el pasado día 30, y consiste en que el Ayuntamiento designa a un interventor (en este caso, Santiago Cristín Mariño, actual portavoz de la junta directiva de la Asociación Profesional de Empresas Medioambientales) que toma el control de la empresa. El primero de sus cometidos fue garantizar que los camiones de transporte de basura del área metropolitana siguieran entrando y la retirada inmediata del ERTE. Rey asegura que la actividad en la planta transcurre con absoluta normalidad. “No ha sido un proceso dramático”, manifestó Rey. Por el contrario, la regidora lo calificó de proceso administrativo que se ha llevado por los cauces oportunos de forma responsable por parte del Gobierno local, y también por parte de la empresa.

Rey recordó que se había advertido en reiteradas ocasiones a Albada, una UTE filial de Urbaser, de que su intención de reducir plantilla y de negarse a admitir la basura del área metropolitana violaba las condiciones de su contrato, que estaba obligada a mantener a pesar de que expirara el día 1. “Yo confío, dado el carácter temporal de la intervención (ocho meses) que habrá tiempo más que suficiente para reconducir la empresa”, declaró la regidora coruñesa.

Reunión con los trabajadores

Por su parte, el presidente de comité de empresa, Julio Maceiras, expresó su deseo de reunirse cuanto antes con el interventor para hablar de las condiciones laborales de los trabajadores, que desde el 1 de enero no cuentan con un convenio propio después de este no pudiera ser renovado por falta de acuerdo con la empresa, y tienen que regirse por el convenio del sector, lo que ha conllevado la pérdida de numerosos derechos. Por supuesto, el ERTE que afecta a 39 trabajadores, cerca del 40% de la plantilla, se ha anulado, pero aún esperan recuperan el terreno perdido. Rey expresó su confianza en que el comité de empresa podrá reunirse la semana que viene con el interventor: “No creo que haya mayor problema”.

Se trata de un proceso inédito en A Coruña: nunca el Gobierno local había intervenido una concesionaria, y menos una que manea una planta industrial de este calado. Pero Rey sostiene que el Ayuntamiento tiene todo el derecho a hacerlo, para proteger los derechos de los trabajadores y la sostenibilidad del sistema de reciclaje municipal.

Comentarios