lunes 28/9/20

La Niñera de los mellizos vio al autor confeso del crimen abofetear a los niños

La niñera de los mellizos de diez años asesinados en 2011, ha declarado que los menores le decían que tenían miedo de Javier Estrada, novio de la madre de los pequeños y autor confeso del crimen, y que éste les gritaba y pegaba de manera ocasional y, de hecho, presenció cómo les dio bofetadas.
David Lista y su abuela, Esther Souza, llegando a los juzgados acompañados por Mar Longueira. Quintana
David Lista y su abuela, Esther Souza, llegando a los juzgados acompañados por Mar Longueira. Quintana

La niñera de los mellizos de diez años asesinados en 2011, ha declarado que los menores le decían que tenían miedo de Javier Estrada, novio de la madre de los pequeños y autor confeso del crimen, y que éste les gritaba y pegaba de manera ocasional y, de hecho, presenció cómo les dio bofetadas.
Tras la declaración ayer de una cuidadora de los pequeños, hoy lo hizo la niñera en la tercera sesión del juicio por el asesinato de los mellizos Adrián y Alejandro, acontecido en A Coruña el 21 de Agosto de 2011.
La niñera ha asegurado, a preguntas de la fiscal, que en más de una ocasión pudo ver a Javier Estrada dar bofetadas a los menores, gritarles o sacudirles del brazo.
También recalcó que, al menos en dos ocasiones, advirtió marcas de golpes en los brazos de Adrián y que el propio niño le reconoció una de las veces que se lo había hecho Javier, "por romperle una tarjeta de crédito".
La testigo ha manifestado que los niños le tenían un gran afecto, y que, aunque eran traviesos, nunca le dieron ningún problema, que los menores confiaban en ella y, debido a ello, eran "sinceros y le expresaban su miedo hacia Javier".
La niñera aseguró que advirtió a Mar Longueira, madre de los mellizos, acerca de lo que sucedía en su vivienda durante su ausencia en más de una ocasión, y que su contestación siempre fue la misma: "métete en tus asuntos".
También ha declarado hoy la que fue tutora de los mellizos durante cuatro años, que, a preguntas de la fiscal, ha dejado claro que los menores "mostraban claras carencias educacionales" pero que consideraba que no había "signos de dejadez" por parte de Mar Longueira.
Por su parte, la psicóloga que trató a ambos mellizos en más de una ocasión, declaró que Mar "era una persona con pocas habilidades educativas y recursos para educar correctamente a sus hijos" y que se sentía "desbordada".
Describió a Mar como una persona "pasiva, poco firme y muy condescendiente".
También remarcó que la minusvalía de Adrián hacía que a éste le costara "reconocer los límites sociales" y que tenía una capacidad compresiva y expresiva limitada, lo que complicaba la educación del menor.EFE mps/av/jl

Comentarios