viernes 4/12/20

Nina de Juan | “En el escenario sigo sintiendo vértigo, me agarro las manos porque creo que me caigo”

La tercera entrega de La Residencia, el experimento de los Estudios Mans y el programa de Radio 3 “Hoy empieza todo”, ha traído a la ciudad esta semana a la banda Morgan, liderada por Nina de Juan

Nina en los estudios de la Fundación Paideia en Pocomaco, con Coque Malla al fondo | fran martínez
Nina en los estudios de la Fundación Paideia en Pocomaco, con Coque Malla al fondo | fran martínez

La tercera entrega de La Residencia, el experimento de los Estudios Mans y el programa de Radio 3 “Hoy empieza todo”, ha traído a la ciudad esta semana a la banda Morgan, liderada por Nina de Juan, y a Coque Malla, que han trabajado juntos en Pocomaco para componer un nuevo tema. Hoy sale a la luz, después de surgir las canciones “Hoy empieza todo”, de Rufus T. Firefly y Viva Suecia; y “Reina Leia”, de Love of Lesbian con Amaro e Iván Ferreiro, en las dos primeras “residencias”.
Carolina “Nina” de Juan, a quien muchos conocerán por su colaboración con Quique González en “Charo”, es la voz de Morgan, el grupo revelación del último año y que acaba de lanzar su segundo disco, “Air”.

¿Qué tal ha ido la semana de “residencia” con Coque Malla?
Está molando un montón, el estudio es perfecto para reunirse, montar el equipo y “llamear” durante unos días. Si no hubiese sido por este entorno, quizá no hubiera salido tan fácil el tema. Me ha gustado todo, el “pianazo” del estudio, el equipo humano de Mans y trabajar con Coque.

¿Habían coincidido antes?
Mi madre y yo hemos cantado algunos coros en su último disco y yo lo conocía personalmente de un par de veces, pero nunca habíamos trabajado juntos y estamos muy contentos. Es un honor.

¿Cómo ha sido el proceso de composición del nuevo tema?
Nuestra idea era tocar juntos e ir viendo lo que salía. Surgió una línea de guitarra y fuimos tirando del hilo.

Con Morgan acaba de lanzar “Air”, su segundo disco, que vuelve a mezclar rock, soul, gospel, jazz... Pero muchos dicen que ya tienen su propio sonido.
¡Qué guay! Desde luego eso es lo que nos gustaría y sí que es cierto que al final de la gira de “North” ya estábamos a gusto con nuestro sonido. Nos hemos familiarizado todos con todos y esa mezcla de estilos siempre va a estar porque cada uno es de su padre y de su madre, no vetamos nada. Tampoco sabemos exactamente qué etiqueta tenemos, no queremos decir que hacemos soul porque eso cerraría la puerta a otras cosas que nos gustaría hacer.

En nada estarán en el festival O Son do Camiño compartiendo cartel con Lenny Kravitz. ¿Prefieren la intimidad de las salas?
Todos los escenarios tienen sus cosas buenas. Son conciertos diferentes y lo que vives en cada uno es distinto, pero todos los formatos nos gustan mucho.

¿Esperaban una repercusión tan rápida cuando lanzaron “North” en 2016?
En absoluto. Estamos agradecidos porque no contábamos con que nada de esto fuese a pasar.

De usted dicen que es la voz más trascendental de España en los últimos 25 años.
No me tomo eso como una presión porque es la opinión de alguien, la verdad es que es una maravilla que se piense eso de mí y lo agradezco, pero yo siempre creo que hablan de otra persona (risas).

¿Qué parte de mérito tiene Quique González de este “boom”?
Gracias a que Quique ha confiado en mí mucha gente que lo sigue a él, que es un público súper fiel, le ha dado una oportunidad a Morgan. He sentido ese calor y es una experiencia difícil de explicar, cuando cantaba me agarraba las manos porque pensaba que si me soltaba me iba a caer. Siento siempre un vértigo, pero da gusto.

Varias discográficas han llamado a su puerta. ¿Siguen confiando en la autogestión?
Nos agrada el interés que han mostrado y no decimos no, pero creemos que no es el momento. De puertas para adentro no notamos el “boom” del que habla la gente, vemos que vamos de forma progresiva y que podemos mantenernos. Estamos cómodos así.

¿Es cierto que estaba a punto de irse a Holanda cuando surgió la idea de Morgan?
Sí, Paco y Ekain escucharon mis temas y me propusieron musicarlos. Estoy aquí por ellos.

Comentarios