martes 1/12/20

Ni buses urbanos ni camiones circularán por el tramo de San Andrés reformado

Ni los buses urbanos ni el resto de vehículos de más de ocho metros podrán circular por el tramo reformado de San Andrés, entre la iglesia castrense y Panaderas.
El tramo reformado tendrá el tráfico restringido y la velocidad limitada a 30 por hora	javier alborés
El tramo reformado tendrá el tráfico restringido y la velocidad limitada a 30 por hora javier alborés

Ni los buses urbanos ni el resto de vehículos de más de ocho metros podrán circular por el tramo reformado de San Andrés, entre la iglesia castrense y Panaderas. Como alternativa, el Ayuntamiento convertirá en definitivo el desvío provisional de Rúa Alta hacia el Paseo Marítimo, habilitado durante las obras.

La concejala de Tráfico, Begoña Freire, dio a conocer ayer los cambios, que comenzarán a aplicarse hoy, coincidiendo con la apertura a la circulación del tramo reformado de la vía, que pasa a ser una plataforma única de adoquines, con aceras más anchas. La nueva restricción implicará la modificación del recorrido de las líneas 4, 6, 6A y 11 de los buses urbanos, que se desviarán por Rúa Alta hacia el Paseo, para seguir por la calle Hospital, San Roque y plaza de España, donde recuperarán su itinerario habitual hacia la calle de San Juan.

Cambiará, también, la ubicación de las paradas. Al no pasar ya más buses por el tramo estrecho de San Andrés, desaparecen las situadas a la altura de la plaza de General Mola, la del número 49 de Panaderas y la de plaza de España. Según Freire, este espacio se recuperará para plazas de aparcamiento de vehículos y motos, y también como zona de carga y descarga.

Para compensar, el Ayuntamiento creará cuatro nuevas paradas: en el 95 de San Andrés; en el 17 de Pedro Barrié de la Maza; en la calle Hospital con la plaza Juan Naya y en el número 1 de San Roque. Esta última obligará a desplazar unos metros la parada de taxi que existe en la zona.

 

informes técnicos

Los cambios responden a los informes redactados por los técnicos municipales, que, por motivos de seguridad, desaconsejan, según la edil, que los buses y el resto de vehículos pesados de más de ocho metros de longitud circulen por la calle de Cordonería, al tratarse de una vía demasiado estrecha –solo dispone de una acera–, así como que estos se desvíen por la calle del Sol, donde existe peligro para los peatones al invadir la acera en la maniobra de giro.

Las modificaciones en el tráfico de San Andrés se completarán con el establecimiento de zona 30 en el tramo reformado, y la reposición de los semáforos en el cruce con Pórtico y con la calle del Sol, “para ordenar el tráfico tanto de vehículos y peatones”. La concejal puntualizó ayer que, de acuerdo con los informes, se trata de una zona por la que discurre una media de 330 vehículos por hora en dirección a la plaza de Pontevedra, y de 350 en el caso de los que se desvían por Sol.

Para evitar que el tráfico pesado procedente de San Andrés se colapse en la rotonda del Paseo Marítimo –una situación que se produjo en más de una ocasión durante las obras– se pintarán dos carriles de circulación en Rúa Alta, una isleta direccional y un ceda al paso. También se dibujará una isleta central a la altura del número 95 de San Andrés, para facilitar el giro obligatorio de vehículos de grandes dimensiones hacia Rúa Alta.

Comentarios