jueves 14.11.2019

La negociación del presupuesto tensa la relación entre el Ayuntamiento y el PP

La formación popular critica que no les llamasen para negociar tras hacerlo con el resto de grupos
Las populares Rosa Gallego y Beatriz Mato charlan con José Manuel Lage Tuñas antes de un pleno | quintana
Las populares Rosa Gallego y Beatriz Mato charlan con José Manuel Lage Tuñas antes de un pleno | quintana

Pasaron los cien días de gracia que se le conceden a los nuevos gobiernos y llegó la hora de negociar un asunto serio como el presupuesto y las diferencias entre el Gobierno municipal y el Partido Popular, principal formación de la oposición, comienzan a hacerse evidentes después de un período en el que cada una de las partes fue bastante respetuosa con la otra.

La portavoz del PP, Beatriz Mato, compareció ayer públicamente para acusar al Gobierno local de que el diálogo que había anunciado que mantendría con el resto de formaciones es algo “ficticio”.

Hace más de una semana el concejal de Hacienda, José Manuel Lage Tuñas, inició las negociaciones del presupuesto con la Marea Atlántica y esta semana se reunió con el BNG y Ciudadanos, mientras que los populares siguen a la espera por lo que creen que las declaraciones de los primeros meses de mandato de la alcaldesa sobre conversar con todas las formaciones “se van a quedar” en palabras.

“El Gobierno ya llamó a sus jefes y a su socio prioritario”, aseguró la portavoz del Partido Popular en referencia a la Marea y al BNG, respectivamente. Además, recordó que ya hubo una reunión también con Ciudadanos, que es el grupo con menos presencia en la corporación municipal.

Falta de respeto
Después de la reunión del pasado lunes con el BNG, el concejal de Hacienda aseguró que llamaría al PP para mantener una reunión sobre el presupuesto igual que con el resto de grupos, pero los populares critican que todavía esto no haya sucedido a pesar de que fueron la formación más votada en las pasadas elecciones municipales. “No me están faltando al respeto a mí, ni siquiera al Partido Popular, sino que lo están haciendo con los más de 38.000 coruñeses que eligieron nuestro proyecto y que nos encargaron que lo defendiésemos”, expuso Mato.

A pesar de que las negociaciones entre el Gobierno local y el Partido Popular no empezaron ayer ya quedó patente que habrá asuntos relevantes en los que no alcanzarán acuerdos.

Lage Tuñas explicó después de su reunión con los concejales del BNG que el Ayuntamiento no llevará a cabo el año que viene una bajada lineal de impuestos ya que la reducción en los ingresos repercutiría en el dinero que habrá disponible para realizar proyectos e inversiones, aspectos a los que no está dispuesto a renunciar el Ayuntamiento después de que en los últimos años se resintiesen.

Mientras, el Partido Popular mantiene una postura diametralmente opuesta y ayer Beatriz Mato recordó que plantearán a José Manuel Lage Tuñas una reducción lineal del 10% en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), además de bonificaciones para familias numerosas y situaciones de alta vulnerabilidad, un cambio que ahorraría a los ciudadanos alrededor de seis millones de euros.

La portavoz de la formación sostiene que priorizan que los ciudadanos puedan contar con este dinero en “sus bolsillos” mientras que el Ayuntamiento tiene capacidad de obtener ingresos por otras vías. Beatriz Mato aseguró que trasladará esta propuesta al concejal de Hacienda cuando se reúnan a pesar del planteamiento hecho por el Gobierno local.

Mato también llamó la atención sobre el hecho de que a mediados de octubre la ciudad todavía desconozca la propuesta de cuentas del Gobierno local para el próximo año y considera que una ciudad sin cuentas se encuentra “anestesiada”.

Hasta el momento ambas formaciones no han tenido grandes enfrentamientos, por lo menos a nivel público, pero con la llegada de la hora de negociar el presupuesto y a menos de un mes de las elecciones generales parece que el ambiente se empieza a enrarecer.

El Partido Popular intensificó su labor de control en las últimas semanas, una vez cumplidos los 100 días de gracia que se conceden a los nuevos gobiernos. Desde entonces ya convocó dos comisiones, las de Deportes y Movilidad para abordar cuestiones como la situación de las instalaciones deportivas o la campaña contra la doble fila, además de reclamar explicaciones por las denegaciones en las becas comedor.

Rechazo
La alcaldesa, Inés Rey, aseguró desde las elecciones municipales del pasado mes de mayo que mantendrían una postura de diálogo con todas las formaciones de la oposición sin tener en cuenta su representatividad en la corporación o su color político.

Sin embargo, la regidora fue contundente a la hora de rechazar una posible alianza de gobierno que fue propuesta desde el Partido Popular para que las dos formaciones más votadas en los comicios estableciesen un gobierno con mayoría en el pleno.

El Partido Socialista optó entonces por un mandato en minoría después de descartar también pactos que supusieran la entrada en el Gobierno local de la Marea o del BNG, llegando a acuerdos con cada uno de estos grupos.

Comentarios