domingo 27/9/20

Nace un colectivo de abogados contra la “pérdida de pulso” del colegio coruñés

La Ley Orgánica del Poder Judicial fija, en su artículo 542, la función del abogado como “dirección y defensa” del ciudadano y establece su papel profesional y obligaciones, amparadas por la libertad .

El nuevo colectivo profesional celebró ayer su junta constituyente en la sede de Federico Tapia	susy suárez
El nuevo colectivo profesional celebró ayer su junta constituyente en la sede de Federico Tapia susy suárez

La Ley Orgánica del Poder Judicial fija, en su artículo 542, la función del abogado como “dirección y defensa” del ciudadano y establece su papel profesional y obligaciones, amparadas por la libertad y la independencia y sujetas a la buena fe. De este texto legal toma su nombre Iniciativa 542.2, la propuesta de un grupo de abogados coruñeses que ayer se presentó en la sede colegial como alternativa ante la “escasa beligerancia” de la actual directiva en la defensa de los derechos de este colectivo.
“Nacemos ante una cierta frustración por parte de los abogados ante el estado de la justicia y, en particular, de los tribunales en los que trabajamos cada día, los de A Coruña; ante la pérdida de pulso del colegio, que nos deja al albur de los poderes públicos, tanto jurisdiccionales como institucionales”, avanzaba ayer su portavoz, Carlos Hernández.
El colectivo echa a andar con una serie de objetivos que, a medio plazo, tratará de llevar a la directiva del colegio, concurriendo a las elecciones que el próximo año elegirán al futuro decano y a otros cinco vocales de la junta. Como avance, los integrantes de esta iniciativa hablan de la necesidad de elevar “el ánimo y el prestigio” de los profesionales de cara a una mayor fortaleza como representantes del ciudadano. “Llega el momento de superar el campo de juego donde está el colegio. Hay que dar un salto adelante”, resaltan.

objetivos
Aunque no renuncian a la crítica del papel del colegio coruñés, matizan que su propuesta no supone una “tacha absoluta” a su gestión. En grandes temas, como la oposición a la Ley de Tasas u otras modificaciones menos conocidas, como el cambio de criterio en la imposición de las costas judiciales a los particulares en los litigios contra la administración, destacan que existe unidad en el colectivo. “Solo faltaría”, señala Hernández.
Son más bien los objetivos y, sobre todo, la respuesta del colegio, lo que lleva a este grupo de letrados a plantear una nueva vía. “Hay que ser más beligerantes contra la arbitrariedad judicial. La directiva está para transformar las cosas, no para asentarse”, censuran sus miembros, que critican la “creciente burocratización” de las funciones y el órgano de gobierno del colegio de A Coruña.
Observan, como consecuencia de lo anterior, una “cierta indefensión” del abogado, como ocurre –señala el portavoz– en algunas asistencias en sede policial o con determinados jueces. “En ocasiones la inercia lleva a unas prácticas que no son las correctas, pero no queremos decir que todos funcionen mal”, puntualiza Hernández.
Ante esta situación, los promotores de Iniciativa 542.2 proponen volver a la negociación para revertir esa “falta de influencia” que detectan en el papel del abogado, y para ello hablan de coordinarse con otros colegios para la mejora de los servicios que se ofrecen y de potenciar ciertas secciones del colegio, encargadas de localizar las disfunciones o abusos de los tribunales, para poder combatirlas por la vía institucional.
Ayer celebraron su asamblea constituyente en la sede de un colegio cuyos dirigentes, por ahora, prefieren no valorar una propuesta que, indican, aún está “en ciernes” y ni siquiera se ha constituido como agrupación.

Comentarios