lunes 27.01.2020

Multas de 200 euros por acercarse a la costa durante una alerta naranja

Seguridad Ciudadana avisa de que no es posible vigilar toda la costas coruñés y pide sentido común
Punta Herminia es uno de los puntos más batidos por las olas durante los temporales | quintana
Punta Herminia es uno de los puntos más batidos por las olas durante los temporales | quintana

El escándalo suscitado por un vídeo que circuló el martes por las redes sociales donde se veía a un temerario ciclista en punta Herminia, golpeado por las olas, ha vuelto a poner sobre la mesa el comportamiento imprudente de algunas personas, a pesar de la multa de 200 euros con la que se castiga a la gente que exhibe este comportamiento. El director del área de Seguridad Ciudadana, Carlos García Touriñán, señaló ayer que, “esa persona ha tenido muchísima suerte, porque si cae un poco más abajo, los servicios de emergencia lo habrían tenido muy complicado para poder sacarlo y sobre todo, sin jugarse el tipo”. Es decir, que no solo puso en peligro su vida, sino que también puso el de sus potenciales rescatadores.

El último caso de fallecimiento fue en abril de 2018, cuando una joven ourensana se ahogó en el Orzán

Touriñán recordó que en una ciudad como A Coruña, que está rodeada de mar por todas partes, es imposible vigilar todos los puntos de acceso al mar. Se precintan muchas zonas, pero no se puede precintar al mar. Desde Bens, toda la zona de O Portiño, el público tiene acceso a las rocas desde cualquier punto. En cuanto a la zona de la Torre, Touriñán reconoce que es posible encintarla: “Pero todos tenemos imágenes de gente saltando la cinta”. No siempre estos comportamientos son castigados: “El problema es la identificación de la persona: la Ley de Emergencias de Galicia abre esa posibilidad y hemos sancionado a alguna persona, por desobediencia a un agente de la autoridad. Así que la posibilidad siempre está ahí”.

En un 90% de los casos

El mar, recuerda Touriñán, no suele dar segundas oportunidades. “En un 90% de los casos, lo normal es que a estas alturas hubiéramos estado hablando de un suceso muy grave en punta Herminia”. Y recordó el caso más grave hasta la fecha, la muerte del eslovaco Velicky en las aguas del Orzán la madrugada del 27 de enero de 2012, y que conllevó el fallecimiento de tres agentes de la Policía Nacional en su intento de rescate. “A pesar de estar anunciando y poner medidas de prevención necesarias, cuanto vemos sucesos de este tipo no podemos menos que recordar la Coraza, donde hay un monumento a cuatro fallecidos”, dijo.

Sin embargo, .el último suceso trágico de este tipo tuvo lugar el 30 de abril de 2018, cuando falleció una joven ourensana, A.C.D, de 22 años. Se sabe que estaba acompañada por dos amigos y que bajó a la playa de Riazor, al pie de La Coraza, a las seis de la madrugada, en una zona muy peligrosa batida por el mar. Ella había llegado ese mismo día o el anterior de visita y tenía la intención de quedarse a dormir, pero decidió chapotear en la orilla. Días después, hallaron su cadáver.

Comentarios