miércoles 30/9/20

Mulleres Colleiteiras critica que no se les adjudique el contrato de limpieza que habían llevado a cabo gratis

El Ayuntamiento asegura que el primer concurso quedó desierto y que debe licitarse de nuevo

20 septiembre 2018 p..gina 6 / 29 septiembre 2018 p..gina 14.A Coru..a.- El Ayuntamiento recogi.. en lo que va de a..o casi 48.000 kilos de aceite dom..stico usado..Mar..a Garc..a indic.. que se han isntalado 23 nuevos contenedores de aceite usado
Mulleres Colleiteiras, con la concejalas Claudia Delso (a la izquierda) y María García (a la derecha)

La historia de la relación del Gobierno local con la cooperativa de Mulleres Colleiteiras es, cuando menos, ambivalente. El Gobierno de Xulio Ferreiro siempre ha alabado a esta entidad que, en cierto modo, encarna los ideales de la economía sostenible que ensalza la Marea Atlántica: un grupo de cinco mujeres, pertenecientes a una minoría étnica (gitana) que deciden empoderarse creando una empresa que se dedicada a la economía sostenibles, y lo hacen formado una cooperativa. Sin embargo, desde Mulleres Colleiteiras denuncian el retraso para sacar a concurso la limpieza de los contenedores de aceite de la calle, un contrato de más de 37.000 euros, que les afecta directamente. Y confiesan “perplejidad por todo lo que está pasando”. La cooperativa sostiene que un error de forma en el pliego de condiciones del contrato ha retrasar su licitación. 

El Ayuntamiento lo niega. Su versión se que el primer contrato quedó desierto y que ahora es necesario licitarlo de nuevo. Para eso debe pasar por junta de gobierno local, y la última de este mandato se celebró la semana pasada, así que tendrá que ser el nuevo Gobierno local, que se espera que encabecen los socialistas, los que tengan que licitar este contrato. Durante su mandato, la Marea Atlántica firmó un convenio con Mulleres Colleiteiras para la recogida del aceite usado en la ciudad, de manera que pudiera ser reciclado y usado como combustible, y la limpieza de contenedores parecía la continuación natural pero surgió un problema. 

Un error 
Desde enero de 2018 la cooperativa llevaba haciendo de manera gratuita la limpieza. El ayuntamiento asegura que dentro del convenio figura la obligación de la coopertiva de mantener los depósitos en buen estado, y que por eso llevaban a cabo esa tarea. Pero el caso es que las cooperativistas esperaban hacerse con el contrato de limpieza. Pero resulta que, cuando se publicó, el texto señalaba que no podían presentarse cooperativas, solo centros especiales de empleo y las empresas de inserción. “Dijeron que era un error, que lo habían hecho sin mala fe”, aseguran desde Mulleres Colleiteiras. La solución, según el Ayuntamiento, era sencilla: que la cooperativa se convirtiera en un centro especial de empleo. 

Se negaron. “Les dijimos que éramos una cooperativa, que lo que queremos es poner los elementos de producción en manos de los trabajadores”, señalan. Los centros de empleo, en cambio, solo ofrecen trabajo de manera temporal con fines formativos, de manera que solo los directivos tienen un empleo fijo. 

El contrato recayó sobre una empresa que había tenido problemas de impago con los sueldos de sus empleados,  de otra concesión municipal, así que el Ayuntamiento decidió retirársela, siempre según las afectadas.

La perplejidad de Mulleres Colleiteiras se incrementó al no poder contactar con la Concejalía de Empleo, durante toda la semana pasada para confirmar qué estaba pasando. A estas alturas, ya no haya nada que hacer.

Comentarios